Beirut. Los cuerpos de al menos 65 personas ejecutadas fueron encontrados ayer en Aleppo, de acuerdo con activistas de la oposición.

Un video publicado en Internet mostró a muchas de las víctimas con las manos atadas y tendidas en las orillas fangosas del río Quweiq en el barrio de Bustan al-Qasr al suroeste de Aleppo. La mayoría parecía haber recibido un disparo en la cabeza y varias de las víctimas parecían ser adolescentes.

Bustan al-Qasr ha sido escenario de intensos combates en los últimos días, al tiempo que el Ejército sirio ha lanzado varios ataques para recuperar el barrio del control de los rebeldes.

Activistas de la oposición anunciaron que no estaba claro quién llevó a cabo la ejecución, cuándo ocurrió y el por qué. Dado que los cuerpos fueron sacados del río, era probable que las víctimas hayan sido ejecutadas en algún lugar fuera de la ciudad, indicaron.

Algunos activistas afirmaron que la ejecución fue probablemente llevada a cabo por el Ejército sirio o la milicia pro gubernamental Shabiha y conjeturaron que las víctimas pudieron haberse tratado de detenidos políticos.

Tememos que pudieran ser presos políticos de la prisión central de Aleppo. Este río, donde los encontramos, pasa por la prisión central , expuso un reportero de la Red de Noticias Shaam de la oposición, conocido como Majed Abdul Nour, en una entrevista por Skype desde Aleppo.

Los grupos de oposición manifestaron que esperaban que la cifra de muertos aumente.

La noticia de la masacre emergió mientras el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, prometió ayer una suma adicional de 155 millones de dólares en ayuda humanitaria a Siria.

No tenemos ilusión alguna. Los próximos días seguirán siendo muy difíciles. Pero lo que está claro es que el régimen continúa debilitándose y perdiendo el control del territorio , expuso Obama a través de un comunicado.

El anuncio del aumento de la ayuda se produjo un día antes de la Conferencia Internacional sobre Promesas de Contribuciones para Siria, a celebrarse en Kuwait. La conferencia, que será presidida por el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, tiene como objetivo recaudar fondos para hacer frente a las graves necesidades humanitarias de los civiles sirios en el interior del país, así como las decenas de miles de refugiados que han huido de los combates.

Las Naciones Unidas anunciaron recientemente que al menos 60,000 personas han muerto en los sangrientos combates en Siria desde que el levantamiento comenzó, en marzo del 2011.

Pero la incapacidad del organismo internacional para detener las matanzas en el país en guerra ha enfurecido a algunos activistas de la oposición.