Más de 200 cadáveres fueron hallados el sábado en un poblado fuera de Damasco un día después de ser retomado por el Ejército sirio, dijeron activistas de la oposición, que acusaron a las fuerzas del presidente Bashar al-Assad de realizar ejecuciones sumarias.

Activistas locales habían informado inicialmente del hallazgo de 79 cuerpos, pero otros 122 fueron encontrados más tarde en el día. La mayoría de ellos fueron hallados en casas y refugios en subterráneos de edificios residenciales y parecen haber sido muertos a tiros por tropas que invadieron las edificaciones, dijeron.

Debido a las restricciones a medios no estatales, era imposible verificar las afirmaciones en forma independiente.

JSO