Se espera que hoy o mañana el presidente Trump dé un paso importante para enterrar el acuerdo nuclear con Irán.

“Es el peor acuerdo”, reiteró el miércoles el presidente estadounidense, quien criticó “la debilidad” de la administración demócrata de Barack Obama frente a Teherán.

En caso de que hoy no lo certifique, Trump pasará el balón al Senado en espera de que aplique nuevas sanciones a Irán.

El estadounidense asegura que  Irán no está cumpliendo con lo que se comprometió, por lo que su descertificación es casi un hecho.

Antes de actuar, Trump debería hablar directamente con aquellos que pueden salir afectados por la descertificación: líderes del establishment de seguridad nacional de Israel.

Si lo hace, descubrirá que una gran mayoría cree que la descertificación pondrá en peligro al mayor amigo y aliado de Estados Unidos en el Medio Oriente.

El ex primer ministro israelí, Ehud Barak, dijo recientemente que la cancelación del acuerdo nuclear sería un “error” que “serviría a los iraníes”.

Los propios asesores de seguridad de Trump le han advertido que la decisión dañaría a la seguridad de Estados Unidos.