Bruselas. El presidente de la Generalitat de Cataluña ha insistido en su hoja de ruta: que antes de septiembre del 2017 Cataluña celebrará un referéndum de independencia, esté o no pactado con el gobierno central.

Carles Puigdemont, presidente de la Generalitat, ha pedido a la Unión Europea que cambie la estrategia de indiferencia que ha mantenido hasta ahora con el proceso soberanista y ha urgido a las instituciones comunitarias que no den la espalda a la independencia de Cataluña y que sean parte de la solución . De momento, sólo ha recibido el silencio por respuesta.

(Cataluña) es, por tanto, y lo quiero decir aquí de forma clara, un problema europeo. Y Europa no podrá mirar hacia otro lado. Europa debe ser parte de la solución , ha asegurado Puigdemont en un acto organizado por tres eurodiputados catalanes en una sala del Parlamento Europeo.

El presidente de la Generalitat ha insistido en su hoja de ruta: que antes de septiembre del 2017 Cataluña celebrará un referéndum de independencia, esté o no pactado con el gobierno central. Queremos dejar claro que deseamos que este referéndum esté acordado con el gobierno de España [...] Sin embargo, no nos pararemos, aunque el gobierno mantenga obstinadamente su posición actual y se niegue incluso a negociar , ha dicho Puigdemont en una sala con capacidad de 350 personas.

Pero este plan tiene un problema legal: los Tratados de la UE obligan a sus instituciones a respetar la Constitución de sus Estados Miembros. En la práctica, esto quiere decir que cualquier movimiento unilateral de la Generalitat que rompa el marco constitucional español debe ser considerado nulo en Bruselas.