Roma. El Partido Democrático italiano (PD, centro izquierda), entre los derrotados en las elecciones del 4 de marzo, no descarta dar su apoyo a un gobierno con los antisistema del Movimiento Cinco Estrellas (M5E), explicó este martes el secretario general interino del partido, Maurizio Martina.

“Estamos dispuestos a reflexionar” sobre la posibilidad de un acuerdo, afirmó Martina que exige que el M5E rompa con los xenófobos de la Liga Norte liderada por Matteo Salvini.

Las declaraciones de Martina cambian el escenario político y fueron dadas al término de una reunión con el presidente de la Cámara de Diputados, Roberto Fico, encargado la víspera por el presidente de la República, Sergio Mattarella, de explorar un posible apoyo de la izquierda a los antisistema tras fracasar el acuerdo con la derecha.

Fico, uno de los fundadores del movimiento antisistema, que rechaza ser calificado de derecha o de izquierda, representa el sector más progresista del mismo.

Después de las elecciones, ha habido contactos frecuentes entre la Liga y el M5E, que propuso un acuerdo a Salvini, pero sin su aliado Silvio Berlusconi, considerado un obstáculo.

El PD, que tras cinco años al poder fue duramente castigado por los electores al quedar en tercer lugar con 18% de los votos, había rechazado todo acuerdo con el M5E, muy crítico con la política económica y social del gobierno de Matteo Renzi.

“Nos comprometemos a estudiar y reflexionar sobre ese posible camino”, explicó Martina, quien anunció que consultará a los dirigentes del partido, fuertemente dividido ante esa opción.

Los dirigentes del M5E, mayor partido del país tras obtener 32% de los votos en las legislativas, han elaborado una serie de puntos claves para lo que han llamado “un contrato para gobernar”, que incluye medidas para incrementar el trabajo y una suerte de salario para los pobres, lo que podría convencer al PD.

Sin embargo, la idea de una alianza con la izquierda ha generado revuelo entre las bases de ambos sectores, que se han enfrentado duramente en los últimos años. Además, la alianza garantiza una mayoría muy justa en el Parlamento, con riesgo de que el nuevo gobierno caiga en cualquier momento.

La semana pasada fracasaron las consultas hechas por la presidente del Senado sobre las posibilidades de una alianza entre el M5S y la coalición de derecha liderada por Salvini.