Madrid. La mayoría de los legisladores españoles rechazaron el miércoles el intento del líder conservador Mariano Rajoy de formar un gobierno, un indicio de la improbabilidad de que el estancamiento político que vive el país desde hace ocho meses concluya pronto.

En una votación de investidura tras un debate de dos días, Rajoy, presidente de gobierno interino, fue rechazado por 180 legisladores frente a 170 que sí lo respaldaron, tal y como se esperaba.

Necesitaba una mayoría de 176 sufragios en el Parlamento de 350 escaños, pero sólo pudo contar con los 137 legisladores de su Partido Popular y el respaldo de otros 33.

Rajoy, de 61 años, tiene una segunda oportunidad el viernes, en la que sólo necesitará una mayoría simple de los votos emitidos. Aun así, todo indica que tampoco saldrá airoso de esa prueba, ya que ningún otro partido parece dispuesto a respaldarlo o incluso a abstenerse.

Si no hay un gobierno nuevo en dos meses, el Parlamento será disuelto de nuevo, y España tendrá que convocar a sus terceras elecciones en un año.