El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, advirtió este martes que las empresas que buscan oportunidades en Irán lo hacen "a su propio riesgo", prometiendo una lluvia de sanciones a los infractores del embargo internacional.

Obama habló en una conferencia de prensa conjunta con su homólogo francés, Franóois Hollande, quien hizo advertencias similares, una semana después de que una delegación de empresarios franceses viajó a Teherán para evaluar las oportunidades que se abrirían con una flexibilización de las sanciones.

"Las empresas pueden estar explorando si hay posibilidades de entrar (en Irán) más temprano que tarde, si y cuando haya un acuerdo", dijo Obama.

"Pero les puedo decir que lo hacen a su propio riesgo. Porque les vamos a caer como una tonelada de ladrillos", afirmó.

De igual manera, Hollande dijo que no controlaba a las empresas francesas pero que había dejado claro que las sanciones internacionales que pesan sobre Irán no serán levantadas hasta que se llegue a un acuerdo sobre el programa nuclear iraní.

"Durante este periodo de acuerdo interino esas sanciones permanecerán", señaló.

Y le advirtió a la delegación francesa, que llevó a Teherán representantes de gigantes como Total, Lafarge y Peugeut, que los "contactos" en el país asiático "no pueden conducir actualmente a acuerdos comerciales".

A fin de noviembre, en Ginebra, Irán cerró con el grupo 5+1 (China, Estados Unidos, Francia, Reino Unido Rusia y Alemania) un primer acuerdo de congelar durante seis meses toda actividad nuclear a cambio de un levantamiento parcial de las sanciones que estrangulan su economía.

Las negociaciones, que se reanudan el 18 de febrero, buscan un acuerdo global que garantice a la comunidad internacional la naturaleza exclusivamente pacífica del programa nuclear iraní.

erp