París. Emmanuel Macron ha presentado un programa presidencial liberal-conservador en el ámbito económico; radical chic o izquierda caviar , en lo político y cultural.

Exbanquero de negocios (Rothschild), exconsejero y exministro de Economía de François Hollande, presentó su programa que no es ni de izquierda ni de derecha . Y afirma: No propongo reformar Francia, propongo transformarla . ¿Cómo? Sin rupturas, que él considera potencialmente traumáticas, basando su programa en el trabajo y la responsabilidad .

En el terreno económico, el programa del candidato a la presidencia de la República propone medidas liberal-conservadoras relativamente moderadas:

  • Supresión de 120,000 puestos de funcionarios en los próximos cinco años.
  • Realizar 60,000 millones de euros de economías en el gasto público durante el próximo quinquenio.
  • Realizar 20,000 millones de euros de reducciones de impuestos, durante su mandato presidencial.
  • Destinar 50,000 millones de euros a inversiones públicas en sectores con futuro .
  • Recortar la canasta de los impuestos que pesan sobre las sociedades, acompañadas de la reducción de los impuestos locales. Reconciliamos con este proyecto la libertad y la protección , afirmó Macron al presentar su Contrato con la Nación ante más de 300 periodistas.

Francia es un país irreformable. Pero no proponemos reformarlo. Proponemos una transformación completa , dijo.

Las elecciones francesas serán peculiares porque los partidos del centro, por primera ocasión, no son los favoritos. La ultraderecha de Le Pen y Macron serán, si las encuestas no fallan, los finalistas.