Washington y CDMX. La cancillería de México llamó a consultas a la embajadora de Estados Unidos luego de que el presidente Donald Trump insinuara que mujeres de la caravana de emigrantes centroamericanos habían sido violadas en su paso por territorio mexicano, informó el secretario de Gobernación.

La Secretaría de Relaciones Exteriores llamó a la embajadora, Roberta Jacobson, “para que cite casos concretos en los que haya habido supuestas violaciones a hondureñas, dado que es parte de una retórica agresiva”, dijo el viernes Alfonso Navarrete, secretario de Gobernación.

El jueves en un discurso, Trump dijo que “por donde se acerca este viaje, las mujeres son violadas en niveles que nadie ha visto antes”.

El mandatario no aclaró si se refería a las mujeres de la caravana o las emigrantes en general que pasan por el territorio mexicano en su camino a Estados Unidos.

Justifican militarización

El asesor de Seguridad Interior de la Casa Blanca, Tom Bossert, justificó la militarización de la frontera sur de Estados Unidos debido al aumento en los intentos de cruces desde México de migrantes que no cuentan con documentos.

En una entrevista transmitida este domingo por el canal ABC, Bossert indicó que las aprehensiones de migrantes indocumentados aumentaron en marzo pasado en 200% con respecto al mismo mes del año anterior, lo que revela un incremento en los intentos por cruzar la frontera.

Las aprehensiones fronterizas han disminuido en los últimos años. Sin embargo, Bossert expresó que el reciente aumento, combinado con un repunte estacional esperado en mayo próximo, provocó que el presidente Donald Trump ordenara el despliegue de la Guardia Nacional en la frontera.

“Tenemos un bote con fugas en nuestra frontera, y todos estamos discutiendo cuánta agua hay en el bote (...) Lo que estamos haciendo es tomar medidas en el momento apropiado en lugar de esperar como lo han hecho otros gobiernos en el pasado”, señaló Bossert.

De acuerdo con la página de Internet del Departamento de Seguridad Interior, las autoridades realizaron en marzo pasado 50,308 aprehensiones de inmigrantes sin documentos en la frontera con México, comparadas con las 16,588 aprehensiones de marzo del 2017, un alza de 203 por ciento. Bossert aceptó que los cruces y las aprehensiones han bajado de manera consistente.