La embajada de España en Afganistán no era el blanco del atentado yihadista perpetrado este viernes en Kabul, anunció el jefe del gobierno español, Mariano Rajoy, precisando que estaba dirigido a instalaciones cercanas.

NOTICIA: Estadounidenses rechazan plan de Obama contra ISIS

"Se corrió la noticia de que podía haber habido un ataque contra nuestra embajada, no ha sido así", aseguró a los periodistas antes de un mitin electoral en Alicante, en el este del país. "No era un ataque contra nosotros", insistió.

"Ha sido un ataque contra algunas casas de huéspedes que estaban muy próximas a la embajada", afirmó Rajoy, precisando que todos los empleados de la legación diplomática española pudieron salir de las instalaciones.

"Hay un policía español herido que ya ha sido evacuado, parece que las heridas no son de extrema gravedad", añadió sin precisar eventuales víctimas de otras nacionalidades.

Pocas horas antes, las autoridades afganas y españolas habían anunciado un ataque de insurgentes afganos contra la embajada de España en Kabul, tras registrarse en hora punta tiroteos y una fuerte explosión en la zona de Sherpur, un barrio acomodado del centro de la ciudad.

NOTICIA: Ataque talibán a aeropuerto afgano termina con 46 muertos

Las fuerzas de seguridad afganas acordonaron el sector, donde también se encuentran el domicilio de Abdul Rashid Dostum, un antiguo jefe de guerra y primer vicepresidente de Afganistán, al igual que varias residencias de altos funcionarios o sedes de ONG.

Los talibanes reivindicaron el ataque, pero afirmaron que el blanco era una casa de huéspedes.

Actualmente, los rebeldes talibanes multiplican las ofensivas contra blancos extranjeros y gubernamentales. El miércoles lanzaron un asedio al aeropuerto de Kandahar que duró 27 horas y dejó al menos 50 muertos.

erp