La elección del 2012 se perfila para ser la más polarizada en cuanto al sesgo racial que cualquier otra contienda presidencial desde 1988 con el presidente Obama a la zaga del republicano Mitt Romney entre los votantes blancos por 21 puntos porcentuales, una fuerte caída en su apoyo a diferencia de hace cuatro años.

Como en el 2008, Obama tiene el apoyo abrumador de los no blancos, que constituyen una proporción récord del electorado en general hace cuatro años. En ese concurso, 80% de todos los no blancos apoyó a Obama, incluido 95% de los votantes negros, según una encuesta de salida. En el sondeo de seguimiento nacional de The Washington Post y ABC News, publicado el miércoles, Obama tiene 79% de apoyo de los no blancos, y el apoyo a su reelección es casi universal entre los afroamericanos.

Sin embargo, entre los blancos, a Obama le va peor de lo que lo que le fue en el 2008. En esta etapa hace cuatro años, Obama estaba atrás del republicano John McCain por 8 puntos porcentuales entre los votantes blancos. Incluso en la victoria, Obama terminó perdiendo entre los votantes blancos por 12 puntos porcentuales.

La actual desventaja de Obama de 21% -permanece atrás de Romney 59 contra 38%- será más difícil de superar, ya que este año podría ver una disminución en el número de votantes no blancos. En el 2008, los blancos constituyeron un mínimo histórico de 74% de todos los votantes, en la última encuesta Washington Post-ABC, significaron 75% de los probables votantes en el 2012.

En el 2004, John Kerry perdió votantes blancos contra George W. Bush por un margen igualmente amplio, de 58 a 41%, y perdió las elecciones.

En comparación a hace cuatro años, el apoyo del votante blanco de Obama es ahora menor entre los hombres blancos y los independientes blancos.

La pérdida más clara para el Presidente es entre los hombres blancos. En el 2008, Obama perdió entre los hombres blancos por 16 puntos, de acuerdo con una encuesta de salida. Este año, Obama está detrás de Romney por dos veces ese margen -33 puntos-, el déficit más grande que cualquier candidato demócrata ha tenido desde la victoria arrolladora de Ronald Reagan sobre Walter Mondale, en 1984.

Un elemento clave de la ventaja de Romney entre los blancos es que entre 55 y 39% de éstos aseguran que él y no Obama entiende los problemas económicos que tiene la gente en este país.

__

Haz clic en la imagen para ampliarla