Budapest. EL PRIMER ministro húngaro, Viktor Orbán, reivindicó una “victoria histórica” en las elecciones legislativas de este domingo, que le allana el camino hacia un tercer mandato consecutivo a la cabeza del Ejecutivo, y el cuarto de su carrera.

“Es una victoria histórica que nos ofrece la posibilidad de continuar defendiéndonos y de defender Hungría”, declaró el dirigente conservador en un breve discurso tras la divulgación de los resultados oficiales parciales.

El primer ministro nacionalista de derecha se proyectó a sí mismo como un salvador de la cultura cristiana de Hungría contra la migración musulmana a Europa, una imagen que resonó en millones de votantes, especialmente en las áreas rurales.

Según los resultados preliminares, con 85% de los votos contados, la Oficina Electoral Nacional proyectó que el partido gobernante, Fidesz, obtendría 133 escaños, una mayoría de dos tercios en el Parlamento de 199 asientos.

El partido nacionalista Jobbik obtendría 26 escaños, mientras que los socialistas se ubicarían en tercer lugar con 20 legisladores.

Dos partidos izquierdistas más pequeños, DK y LMP, ganaron nueve y ocho escaños, respectivamente.

La victoria podría animar a Orbán a impulsar una alianza centroeuropea contra las políticas migratorias de la Unión Europea.

Orbán, el primer ministro que lleva más tiempo en el cargo en la época poscomunista húngara, se opone a una integración más profunda en la Unión Europea.

Las elecciones tuvieron una participación de alrededor de 70%, excediendo las últimas tres votaciones.

En la jornada electoral, muchos centros de votación permanecieron abiertos varias horas más del cierre previsto, a las 7 de la tarde, tiempo local, ante las largas filas de electores.

Admirado por las derechas populistas europeas, criticado por quienes lo acusan de deriva autoritaria, Orbán pondera la exaltación nacionalista y se le distingue por limitar ciertas libertades en nombre del interés nacional.

Orbán ejerce desde hace ocho años un estilo de gobierno con creciente control sobre la economía, los medios y la justicia.

El resultado oficial definitivo se conocerá a mediados de semana, cuando se tengan en cuenta los miles de sufragios de los votantes en el exterior.