El anuncio de nuevas sanciones por parte de Estados Unidos a Venezuela le dio un impulso al precio del petróleo que en su referencia Brent superó los 80 dólares por barril. Los beneficiados directos en Colombia serán el próximo Gobierno nacional y Ecopetrol, toda vez que el precio base del barril de petróleo con el que se realizó el presupuesto de 2019 fue de 65 dólares, mientras la compañía petrolera estima un rango cercano a los 60 dólares.

Teniendo en cuenta que los ingresos que recibirán un beneficio del alza del crudo serán los de 2019, el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, señaló que el nuevo Gobierno se beneficiará ya que “cada dólar de incremento en el precio del crudo representa ingresos fiscales por 350,000 millones de pesos un año después”. Por ejemplo, a precios a inicios de semana, ingresarían 8.7 billones de pesos colombianos adicionales que serían de provecho del nuevo Gobierno.

Este domingo 27 de mayo, los colombianos acudirán a las urnas para elegir al próximo presidente del país, en una contienda electoral en la que el candidato derechista Iván Duque es el favorito para ganar, escoltado en las encuestas sobre intención de voto por el izquierdista Gustavo Petro. La noticia de sanciones a Venezuela repercutirá directamente en la economía colombiana, por eso la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (Anif) ha pedido a que, sea quien sea el ganador de la elección, se enfoque tanto en lograr mantener la sostenibilidad del sector minero-energético como en acelerar el paso hacia una diversificación exportadora.

El Gobierno debe aprovechar el periodo que dure el alza del precio del petróleo, que podría volver a caer a niveles más cercanos a los 70 dólares. De acuerdo con los supuestos de proyección de precios, presentados en el Marco Fiscal de Mediano Plazo y actualizados en abril pasado, el Gobierno proyecta una constante cercana a 65 dólares, cifra que ha sido sobrepasada en 90 ocasiones en el último año.

En el caso de Ecopetrol se calcula que por cada dólar adicional en el barril de petróleo, la compañía sume entre 80 millones y 100 millones de dólares a sus utilidades netas.

Pese a las aparentes cifras positivas en términos de precios, es difícil que las petroleras puedan hacer un esfuerzo mayor al que ya están haciendo, por esto el llamado de la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (Anif) es a la prevención y cautela. Sergio Clavijo, su director, dijo que “seguramente los precios del petróleo a nivel global podrían reversarse hacia un promedio de 70 dólares por barril de crudo Brent si la actual turbulencia geopolítica llegara a corregirse a la baja”, frente a lo que agrega que “no solo su sostenibilidad es altamente incierta, sino que los volúmenes exportados difícilmente lograrán superar los 650,000 barriles respecto de los actuales 600,000” que vende el país.

Sobre las proyecciones, comisionistas de bolsa consultados por diario La República de la Red Iberoamericana de Prensa Económica (RIPE) proyectaban una normalización de los precios del crudo a mediano y largo plazo, aduciendo que lo máximo que lograría antes de iniciar su movimiento bajista a final de año sería el tope de 80 dólares por barril. Felipe Espitia, analista macroeconómico de Alianza Valores, explicó que se espera que el alza no se mantenga y aseguró que “nuestra proyección de petróleo a futuro es que tendrá niveles inestables que podrían llegar a 60 dólares o 55 dólares para el Brent. Esto debido a las posibles crisis que pueden suceder en Estados Unidos”.

En el mercado local, el dólar ha recuperado su relación inversa con el petróleo, depreciándose frente al peso colombiano. En las últimas sesiones del mercado se han presentado ocasiones en las que el petróleo y el dólar van al alza de forma proporcional. Esto debido a que las tensiones geopolíticas han logrado fortalecer al dólar frente al euro y las monedas emergentes, a la vez que aumenta el precio del crudo.