Washington. El Tribunal Supremo de Estados Unidos dictaminó que un fiscal de Nueva York puede obtener registros financieros del presidente Donald Trump, pero impidió -al menos por el momento- que la Cámara de Representantes, liderada por los demócratas, acceda a documentos similares.

Uno de los dictámenes indica que puede cursarse una citación para que la firma contable de Trump, Mazars LLP, entregue algunos registros financieros a un gran jurado en el marco de una investigación criminal.

No obstante, la corte evitó un dictamen sobre si los comités de la Cámara pueden obtener estos documentos con una citación, en una victoria de corto plazo para Trump. El litigio puede seguir ahora en cortes inferiores.

Ambas resoluciones -aprobadas por 7-2- contaron con el apoyo del presidente de la corte, John Roberts, que estuvo acompañado por los cuatro jueces liberales del tribunal, además de los dos conservadores nombrados por Trump, Brett Kavanaugh y Neil Gorsuch.

A diferencia de otros presidentes de Estados Unidos, Trump se ha negado a entregar sus declaraciones de impuestos y otros documentos que podrían ofrecer detalles sobre su patrimonio y las actividades de su firma inmobiliaria familiar, Trump Organization.

El contenido de estos registros sigue siendo un misterio persistente incluso ahora que buscará la reelección el 3 de noviembre. Las resoluciones representan un nuevo hito en el agitado mandato de Trump.

Trump responde

Al conocer la decisión de la Suprema Corte, el presidente respondió: “Todo esto es un enjuiciamiento político”, tuiteó Trump. “Gané la Caza de Brujas de Mueller, y otras, y ahora tengo que seguir luchando en una Nueva York políticamente corrupta. ¡No es justo para esta Presidencia o Administración!”.