El presidente Trump disparó una cascada de declaraciones en contra de la investigación que lleva a cabo el fiscal especial del Departamento de Justicia sobre la injerencia rusa en las elecciones presidenciales del 2016, y también atacó la integridad del exdirector del FBI, James B. Comey, alegando que sus notas sobre las conversaciones que sostuvo con él son “recuerdos falsos”.

Después de que el sábado el abogado personal de Trump, John Dowd, pidiera que la investigación de Mueller llegue a su fin, legisladores republicanos y demócratas urgieron al presidente y a su equipo legal a cooperar plenamente con la investigación y advirtieron de graves consecuencias si no lo hace.

En uno de sus múltiples tuits, Trump protestó: “¿Por qué el equipo de Mueller tiene 13 demócratas endurecidos, algunos grandes seguidores de Crooked Hillary, y los republicanos cero? (...) ¿Alguien piensa que esto es justo? ¡Y, sin embargo, NO HAY COLUSIÓN!”.

Su tuit es exagerado si tomamos en cuenta que el propio fiscal Robert Mueller es republicano. En el 2001 fue nombrado director del FBI por un presidente republicano, George W. Bush. Posteriormente fue nombrado consejero especial por parte de Rod Rosenstein, elegido como fiscal general adjunto por el propio Donald Trump.

Bajo recomendación de sus abogados, hasta el sábado por la noche, Trump no había criticado directamente a Robert Mueller.

“La investigación de Mueller nunca tuvo que haber iniciado en el sentido de que no hubo colusión y no hubo delito”, escribió Trump. “Se basó en actividades fraudulentas y en un archivo falso pagado por Crooked Hillary y el DNC (Partido Demócrata), y se utilizó incorrectamente en la corte de FISA para espiar mi campaña. ¡CACERÍA DE BRUJAS!”.

Algunos comentarios en Washington apuntan al posible despido de Mueller por parte de Trump. Si así ocurriera, comenta Chris Christie, exgobernador de Nueva Jersey, sería “inapropiado”. El fiscal especial ha “llevado a cabo esta investigación hasta el momento con gran integridad”, comenta Christie.

El senador republicano Lindsey O. Graham advirtió que el despido de Mueller “sería el comienzo del fin de su Presidencia (de Trump) porque somos una nación con Estado de Derecho”, dijo en el programa Estado de la Unión de CNN.

Tanto Graham como el senador republicano Jeff Flake, un frecuente crítico de Trump, dijeron en CNN que el Comité Judicial del Senado debería celebrar una audiencia sobre el despido de McCabe y dar oportunidades al fiscal general Jeff Sessions y al propio McCabe para explicar sus decisiones.

“No me gusta cómo sucedió”, dijo el senador republicano Marco Rubio en el programa de televisión Meet the Press de la cadena NBC. “Ciertamente yo lo hubiera hecho de otra manera”.