Washington. Se ha derramado mucha tinta sobre si el presidente Trump cometió el delito de obstrucción a la justicia sobre el tema de la injerencia rusa en las elecciones del 2016. La pregunta merece un extenso debate. Sin embargo, existe otra pregunta que también es crítica: ¿El presidente es apto para gobernar?

Y esta pregunta se encuentra en el centro de una eventual investigación que podría acabar en un juicio político. En esencia, se refiere a si el presidente Donald Trump ha abusado de su poder y ha mostrado incapacidad para servir a la nación bajo los principios de la Constitución.

Nadie por encima de la ley

El martes, Trump nos dio una evidencia de su desprecio hacia el precepto más importante de la democracia: ninguna persona, ni siquiera el presidente, está por encima de la ley.

Ante el segundo tribunal más importante de la nación, Trump interpuso una especie de amparo con el que asegura que al presidente, salvo en un juicio político, el Congreso no tiene derecho a investigarlo. Se trata de un acto anticonstitucional, y cualquiera que presente tales actitudes hacia la arquitectura de la Constitución no es apto para el cargo.