Fort Lauderdale. El policía asignado para proteger a los estudiantes de la Marjory Stoneman Douglas High School optó por defenderse durante el tiroteo del 14 de febrero, en lugar de encarar al agresor, afirmó el sheriff del condado de Broward, Scott Israel.

Israel comentó que tomó la decisión de suspender al policía Scot Peterson después de verlo, a través de un video, afuera de la escuela en el momento del tiroteo en Parkland, Florida.

La noticia sobre la nula actuación del único agente que se encontraba al frente de la seguridad de la escuela surge el día en que el presidente Trump matizara sobre la propuesta que lanzó el pasado miércoles sobre proporcionar armas a los profesores para combatir a los personajes dispuestos a atacar de manera masiva a alumnos.

Por la mañana, Trump dijo que estaría pensando en capacitar a 20% de la plantilla de profesores para el buen uso de las armas. De manera sorprendente, Trump hizo una comparación en términos del costo que le generaría a su administración la capacitación de los profesores en lugar de contratar a agentes de la policía.

“Yo nunca dije ‘dar armas a los maestros’ como informaron Noticias Falsas @CNN & @NBC. Lo que dije es estudiar la posibilidad de dar ‘armas ocultas a maestros idóneos con experiencia en entrenamiento militar o especial —sólo los mejores’”, tuiteó.

Desde la noche del miércoles, Trump recibió fuertes críticas  a su propuesta. De ahí su tuit aclaratorio; sin embargo, las críticas continuaron a lo largo del día.

También insistió en que empleados armados podrían devolver el fuego a los agresores: “¡ATAQUES TERMINARÍAN!” y “¡GRAN DISUASIÓN!”, añadió.

Responde la NRA

A una semana de silencio mediático después del tiroteo en la Florida, la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por su sigla en inglés) se lanzó a la ofensiva en su primera respuesta pública sobre la masacre, en especial a las medidas que la Casa Blanca ha ido manejando públicamente.

Wayne LaPierre, jefe ejecutivo del grupo, condenó enérgicamente a los defensores del control de armas y a los medios de comunicación por su cobertura del tiroteo .

LaPierre rechazó cualquier modificación a las leyes sobre la venta de armas. “(A los políticos) no le importan nuestros niños en edad escolar”, dijo LaPierre. “Quieren hacernos menos libres”.

Sus comentarios chocan con los sentimientos de miles de estudiantes que se movilizan para exigir un mayor control de armas.