Si las cosas no empiezan pronto a lucir mejor para Mitt Romney, se van a poner mucho peor y en poco tiempo.

Para entender el escenario de pesadilla de la campaña de Romney, es necesario entender las tan vanagloriadas finanzas de tal campaña. Se ha convertido en parte del imaginario colectivo que la campaña de Romney tiene más dinero que la campaña de Obama. Pero eso no es del todo cierto.

Si en este momento se comparan las campañas de Romney y Obama, es el Presidente quien en realidad tiene una ventaja en su flujo de efectivo. Hasta agosto, el mes más reciente del que se tienen cifras de la recaudación de fondos, Obama recaudó 337 millones de dólares contra 194 millones de Romney. También, el Mandatario tiene carca de 88 millones de dólares a la mano, frente a 50 millones de Romney. Eso es en parte debido a que Romney no era el candidato claro hasta hace unos meses, lo que dejó a los republicanos que querían a Obama fuera del cargo inseguros de dónde poner su dinero. Muchos de ellos enviaron ese dinero al Partido Republicano.

Por esa razón, la imagen se ve mejor para Romney cuando se agrega el dinero recaudado por el Comité Nacional Republicano (CNR) y el Comité Nacional Demócrata (CND). El CNR ha recaudado 189 millones contra 111 millones del CND, aunque en conjunto, Obama y el Victory Fund del CND han recaudado 291 millones contra 207 millones que recaudaron Romney y el CNR, y, por razones técnicas relacionadas con el número de pequeños donantes, más de ese dinero está disponible para la campaña de Obama que para la campaña de Romney.

La ventaja financiera de Romney sólo se observa cuando se agrega a los super PACs afiliados a los republicanos. Los principales super PACs en favor de Romney, American Crossroads and Restore Our Future, han recaudado más de 150 millones de dólares y son capaces de recaudar más, aparentemente a voluntad. El principal super PAC en favor de Obama, Priorities USA, sólo ha recaudado 34 millones de dólares.

Pero aquí está el truco: Romney sólo controla el dinero recaudado por su campaña. El dinero recaudado por el CNR es controlado por el CNR. El dinero recaudado el super PAC de Karl Rove, American Crossroads, es controlado por Rove y sus socios. Y mientras estos grupos quieren que Romney sea Presidente, no están dedicados exclusivamente a la tarea de elegir a Romney como Presidente. Si en algo están consagrados, es a bloquear a Obama.

Lo que nos lleva a un escenario de pesadilla para Romney: si las cosas no cambian pronto para él, los super PACs pueden renunciar a la tarea de elegir a Romney como Presidente y se dediquen a la tarea de cercar el segundo mandato de Obama con un Congreso y un Senado republicano.

Sólo hay que considerar los números que ellos ven. Hace una semana, Obama estaba a la cabeza por 3.1% en promedio, de acuerdo con las encuestas de RealClearPolitics, y tenía una posibilidad de ganar las elecciones de 74.8%, de acuerdo con el modelo electoral de Nate Silver. Pero se suponía que eso iba a cambiar: el efecto Obama tras la convención se estaba disipando y el plan era que Romney, el CNR y los super PACs inundarían las ondas radiales con las condiciones necesarias para que Romney montara un regreso.

Una semana más tarde, Obama ha aumentado 3.7% en las encuestas y hasta 77.6% en el modelo.