Nashville. Donald Trump, en un intento por tranquilizar a sus simpatizantes tras unos accidentados primeros días en la Casa Blanca, está realizando una serie de actos públicos para tratar de recuperar el entusiasmo de su campaña.

El ejercicio le ha caído bien a un presidente cuyos primeros meses en el cargo han estado dominados por controversias autoinfligidas y obstáculos a sus decretos, cortesía de un Congreso dividido y de los tribunales federales.

Hemos hecho mucho más, creo que tal vez más de lo que alguien haya hecho en esta oficina en 50 días, de lo que puedo decirles , dijo Trump en medio de los aplausos de miles de seguidores durante un encuentro con simpatizantes en Nashville, Tennessee, que parecía más un mitin de campaña.

Según el discurso de Trump en el acto, las cosas en Washington van muy bien. Dijo que ha estado frenando la inmigración ilegal, que los planes para erigir un muro a lo largo de toda la frontera con México van muy por encima de lo previsto y que está a punto de aprobar un nuevo plan de atención médica pública que hará mucho por ustedes .

Trump volvió a quejarse de un juez federal por haber bloqueado una vez más lo que él llamó una versión diluida de su restricción migratoria, pero aseguró que llevaría el caso a la Corte Suprema y que ganaría. La multitud rugió de entusiasmo.