El Fondo Monetario Internacional (FMI) advirtió que la economía mundial ha entrado en una recesión “tan mala o peor que la del 2009”. En aquellos años, la contracción del Producto Interno Bruto (PIB) global fue de 0.6%, según la información del mismo organismo.

De acuerdo con la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, este nuevo panorama es resultado del impacto económico que tendrá la pandemia del coronavirus, por el súbito paro de actividades. En una videoconferencia, la funcionaria explicó que tras la reunión del G20, quedó claro que “la estimación actual para las necesidades financieras generales de los mercados emergentes es cercana a 2.5 billones de dólares”.

La funcionaria advirtió también que más de 80 países han solicitado el apoyo financiero del FMI sobre los créditos de rápido acceso para enfrentar el impacto del coronavirus, siendo el primero aprobado para la República de Kirguistán . De acuerdo con la directiva, la preocupación clave que tienen ahora los países que conforman el Directorio Ejecutivo del organismo es que esta crisis no se parece a ninguna otra, y amerita respuestas extraordinarias.

En consecuencia, advirtió que, desde ahora, el organismo está recopilando cada uno de los planes de estímulo fiscal que están aplicando en los países, para dejar constancia y que sirva de muestra para el desarrollo de estrategias de los que aún están preparando sus planes de apoyo.

No obstante, dijo que se espera un rebote de la economía en el 2021, “pero sólo si logramos contener el coronavirus en todas partes y evitamos que los problemas de liquidez se conviertan en un problema de solvencia”, señaló.

Estados Unidos no es impulso

Desde Washington, el economista senior de la consultoría DuckerFrontier, Alejandro Valerio, explicó que en el contexto de recesión mundial, México será de las economías emergentes más afectadas, pues su principal socio comercial y origen de remesas, Estados Unidos, estará inmerso en una contracción.

El motor de crecimiento que se tenía para México estaba precisamente en la fuerza de la demanda de aquel país y en el flujo de remesas hacia México. Al apagarse el motor, México tiene que andar por su propia fuerza y viene de atrás con un fuerte debilitamiento, consignó.

En la consultoría, que desde fin de año fue de las más pesimistas al estimar un avance del PIB de apenas 0.4% este año, han realizado una segunda revisión a la baja en menos de 15 días y ahora anticipan una contracción de 4% este año.

La previsión anterior estaba en -1.5% y, ahora, incluye también el efecto que tiene en la Iniciativa Privada la decisión de cancelar una construcción en marcha, de una cervecería en Mexicali, a partir de la decisión de una consulta pública. Se tiró por la borda la posibilidad de que los empresarios se animen a invertir, pues no hay respeto al Estado de derecho.

[email protected]