México, China y Europa de un lado; Israel, Rusia y Gran Bretaña, en el otro extremo, son los dos bloques que esbozó desde que participó en la contienda presidencial. Por lo que toca a los musulmanes, los equipara con terroristas.

Rex Tillerson, otrora cabeza de ExxonMobil, será el número uno en temas diplomáticos (si lo aprueba el Senado).

Tillerson tendrá que cambiar varios paradigmas en la relación de Estados Unidos con el mundo. Comenzando con Rusia, país con el que Barack Obama redujo la relación a niveles muy bajos, principalmente desde que ocurrió la anexión de Crimea.

Uno de los fracasos de Obama se llama Siria. Después de cinco años de guerra civil en el país de Bashar al Asad, Estados Unidos no pudo encontrar salida al problema; por el contrario, en el camino Turquía se alió con el presidente Vladimir Putin, lo que produce un mayor debilitamiento de la OTAN.

China es otra de las grandes preocupaciones. El encono entre ambas naciones podría detonar una guerra comercial.

Hoy inicia lo desconocido.