Durante una audiencia un juez reveló que la estrella de Fox News Sean Hannity es el tercer cliente que Michael Cohen, el abogado personal del presidente Donald Trump, representó el año pasado.

Cohen, quien está bajo investigación criminal, se ha visto relacionado en el pago a diversas mujeres para que mantuvieran silencio y así no perjudicar la carrera de sus clientes tras haber tenido relaciones con ellos. Por ahora, no se conoce el motivo por el que Cohen trabajó para Hannity.

En un mensaje de Twitter, Hannity, férreo defensor de Trump, decidió salir al frente de lo que calificó como “salvajes especulaciones” y sostuvo que no tiene “ningún interés personal en este proceso”; de hecho pidió que sus “discusiones mínimas con Michael Cohen, que tienen que ver casi exclusivamente con temas de bienes raíces, no formaran parte de este proceso”.

La policía federal, que investiga a Cohen, llevó a cabo hace una semana allanamientos en su despacho, su casa y su habitación de hotel, y confiscó miles de documentos y archivos. Trump denunció entonces una “caza de brujas”.

En tanto, la jueza Kimba Wood negó la petición de Trump para consultar los documentos confiscados. Pero no excluyó designar un experto independiente para que consulte únicamente éstos y evalúe si quiebran la confidencialidad abogado-cliente, como se queja Trump.