Durante su visita de trabajo en la Ciudad de México, el yerno y Asesor Senior del Presidente de los Estados Unidos, Jared Kushner, se reunió con el presidente Enrique Peña Nieto y el Secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray.

En carácter de Enviado del Presidente Donald J. Trump y acompañado por Kimberly Breier, Subsecretaria para el Hemisferio Occidental del Departamento de Estado, y funcionarios del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos, la cancillería mexicana informó que en los encuentros privados con los funcionarios mexicanos se abordaron temas de la agenda bilateral como seguridad, migración y comercio.

Adolfo Laborde, profesor e investigador de la Universidad Anáhuac, consideró que la visita de Kushner obedece a una estrategia política tanto del lado de Estados Unidos así como de México, así como ejemplificar el estilo de Trump para hacer política internacional enviando  mensajes específicos y empoderar a otras figuras, tal es el caso del envío de su hija Ivanka Trump a Corea del Sur.

“Se pueden sospechar otras líneas de conversación, una de ellas es la negociación sobre el tema de las tarifas que se impondrían a las importaciones del  aluminio y acero mexicano y canadiense; también se pudo haber limado asperezas respecto a lo que pasó sobre la cancelación de la visita del presidente Enrique Peña Nieto a la Casa Blanca”, opinó el analista.

El académico puntualizó que la relación entre México y Estados Unidos es compleja y de interdependencia en varios temas por lo que se deben mantener puentes de comunicación estables.

“Es una relación de muchos años con una connotación transfronteriza, compartimos una frontera y eso también habla del dinamismo de los pueblos transfronterizos. Colaboramos en muchos temas, la relación no sólo se reduce a materia comercial sino también a la cooperación de la lucha contra el narcotráfico, cooperación en inteligencia, hay mucha cooperación”, destacó.

perla.pineda@eleconomista.mx