El presidente Donald Trump no es conocido por su sutileza. Pero incluso bajo esta norma, su tuit de la noche del viernes pasado fue extremo. Trump llamó a los medios de comunicación el enemigo del pueblo estadounidense .

El New York Times, que fue específicamente mencionado, entre otros, lo calificó de una escalada notable de un líder que castiga rotundamente a los periodistas .

Gabriel Sherman, editor de asuntos nacionales de la revista New York, lo describió como un discurso dictatorial completo .

No están siendo pedantes.

El enemigo del pueblo es una frase típicamente usada por los líderes para referirse a gobiernos extranjeros hostiles u organizaciones subversivas , escribió el New York Times. También se hizo eco del lenguaje de los autócratas que buscan minimizar el disenso .

¿De dónde viene la expresión? En su encarnación original, enemigo del pueblo no era lo que se decía en lugar de enemigo de mi régimen . En uno de sus usos más tempranos, la frase se usó para describir a un líder mismo Nerón. El gobernante romano era un emperador desastroso y descuidado, además. Mientras su país caía en la ruina, forzado por los costos de construcción y una devaluación masiva de la moneda imperial, Nerón pasó unas vacaciones en Grecia. Disfrutaba de actuaciones musicales y teatro. Fue llevado en carro a algunos Juegos Olímpicos. Consideró la posibilidad de construir un canal a través del Istmo de Corinto.

NOTICIA: Trump ataca a la prensa "deshonesta" por la cobertura que recibe

Cuando volvió a casa, la clase política estaba enojada. Y no ayudó en lo absoluto que ignoró una revuelta en la Galia. El Senado se enfureció tanto que declaró a

Nerón un enemigo del pueblo y elaboró planes para su detención y ejecución.

Nerón se quitó la vida después de un fracasado intento de huir.

El término cayó en desuso entre la clase política, aunque apareció en la literatura y el arte. En su mención más famosa, Henrik­ Ibsen escribió una obra en 1882 llamada Un enemigo del pueblo. Cuenta la historia de un médico que casi es expulsado fuera de la ciudad debido a un artículo que escribió vituperando al gobierno. La idea llegó a Ibsen después de su propio encuentro con la infamia su obra Fantasmas desafió la hipocresía de la moral victoriana y se consideró indecente.

Adolf Hitler era supuestamente un admirador de Ibsen. (Algunos historiadores creen que él leyó las obras como una profecía del Tercer Reich).

Según los informes, leyó Un enemigo del pueblo con mucho cuidado, incluso entretejiendo algunas líneas clave en sus discursos. Su administración desplegó esta retórica para describir al principal enemigo de Hitler: los judíos. Cada judío es un enemigo jurado del pueblo alemán , escribió el ministro de Propaganda Joseph­ Goebbels en 1941. Si alguien porta la estrella judía, es un enemigo del pueblo. Quien haga negocios con ellos debe ser tratado como judío. Ganará el desprecio de todo el pueblo, porque es un cobarde que le abandona para estar del lado del enemigo .

Al mismo tiempo, los líderes de la Unión Soviética estaban transformando al enemigo del pueblo en una herramienta importante para la opresión y el silenciamiento de los enemigos. Vladimir Lenin­, fundador de los bolcheviques, usó los enemigos de los pueblos como un sello para estigmatizar a cualquiera que no se alineara con su doctrina cuando estalló la revolución. Los enemigos de la gente fueron condenados al ostracismo e incluso sus amigos estaban bajo sospecha.

Para los adversarios de Joseph Stalin­, ser calificados como un enemigo del pueblo era una sentencia de muerte. El líder soviético desplegó este lenguaje contra los políticos y artistas que no le agradaban. Una vez marcados, los acusados fueron enviados a campos de trabajo o asesinados.

NOTICIA: Casa Blanca "luchará contra ataques injustos" de medios

En el mejor de los casos, a un enemigo se le negaría la educación y el empleo. Es una de las frases más polémicas de la historia soviética , dijo Mitchell Orenstein­, profesor de estudios de Rusia y Europa del Este en la Universidad de Pensilvania, a Voice of America (VOA).

Para Lenin y Stalin, los periodistas e intelectuales que no compartían su punto de vista estaban entre los enemigos más odiados , dijo a VOA el profesor de la Universidad de Washington Serhiy Yekelchyk­. Al atacarlos, ambos apelaron al pueblo .

El dictador chino Mao Zedong desplegó la frase en contra de la gente que hacía crítica de sus políticas y dictados. El líder, que creó una hambruna que mató a 36 millones de chinos, estaba obsesionado con identificar y erradicar a sus enemigos.

Como Zhengyuan Fu explicó en Tradición autocrática y política china, todos los miembros de la sociedad china, incluso los niños, fueron llamados a erradicar a los terratenientes, maestros, intelectuales y artistas que se oponían a Mao. Escribió:

Los miembros de la sociedad se dividen en dos categorías principales: el ‘pueblo’ y el ‘enemigo de clase’. El pueblo describe el grupo dentro del cual están los trabajadores, campesinos pobres, de clase media baja, soldados y personal dirigente. Los ‘enemigos de clase del pueblo’ se refieren al grupo de salida... un grupo asignado de manera altamente arbitraria cuyos miembros son definidos por el estado del partido.

Mientras que el ‘pueblo’ se describe en términos de ‘calidez, amistad, franqueza, valentía y todo lo que es bueno’, escribe Fu, los enemigos de clase son ‘crueles, astutos, moralmente degradantes, siempre intrigantes y malvados’. En el campo de enemigos estaban quienes a menudo eran encarcelados .

NOTICIA: Cuando la distopía de 1984 se convierte en realidad

hoy en día, el término enemigo del pueblo todavía se utiliza. Pero sobre todo, lo oyes de parte de los dictadores. (A los jefes de los antiguos países soviéticos les gusta particularmente esta frase. No le puedes enseñar un truco nuevo a un perro viejo, etc.).

Nunca antes había sido pronunciada la frase por un líder del mundo libre. Una muestra más de que la Presidencia de Trump no tiene precedentes en la historia de EU.

Amanda Erickson escribe sobre asuntos exteriores para The Washington Post.