Hay una manera de pensar que tiende a consolar a la parte cómoda y dejar a los afligidos en la miseria extendida. Es una manera de dividir cada molesta, complicada y alargada pero aletargada cuestión de debate público en una de tres categorías, para seguir con las ocupaciones mundanas del día a día.

En primer lugar, hay ideas defendidas por los poderosos que por lo general tienen un camino relativamente fácil de la idea de ley. En segundo, hay cuestiones que de alguna manera, han logrado llegar a la masa crítica necesaria para hacer el cambio. Por lo general, eso es debido a que los costos económicos o de reputación relacionados han simplemente crecido demasiado.

Luego están aquellos asuntos que están más allá del alcance político práctico. Dejando al sufrimiento, la muerte, el peligro y el maltrato a un lado, una solución política a estos problemas simplemente no tiene ninguna viabilidad.

NOTICIA: Dos de cada tres armas usadas en crímenes provienen de EU

Y en este momento parece que cualquier o toda la política relacionada con las armas pertenecería a ese tercer grupo. El control de armas o cualquier discusión de un esfuerzo coordinado para detener la ola de muertes por armas que diferencian a este país de casi cualquier otro no va a ninguna parte.

Para escuchar a los iniciados políticos decir que, sin importar el flujo de la opinión pública, la carnicería del último tiroteo masivo de la nación o de la cifra casi inadvertida de muertes por armas individuales es un tema que la Asociación Nacional del Rifle (NRA) tiene bajo control. Es un tema que los defensores de los derechos de las armas han ganado con eficacia y en realidad ni siquiera vale la pena discutirlo con tanto detalle.

Pero detenerse ahí es aceptar efectivamente que no hay razón para hacer sonar las alarmas sobre un tema que requerirá confrontación con fuerzas políticas bien financiadas, influyentes y poderosas. Y es increíblemente simplista.

Las personas razonables pueden estar en desacuerdo en la disponibilidad y el volumen de armas de fuego en una sociedad libre. Pero en la década entre el 2003 y el 2013 los datos disponibles más recientes del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades 337,135 personas en los Estados Unidos murieron a causa de un homicidio, suicidio o accidente causada por un arma de fuego. Y poseer un arma de fuego o estar en posesión de una no ayuda de manera fiable a las personas a permanecen ilesas. Estudios tras estudios lo han demostrado. Ésos son sólo los hechos. Nada más.

NOTICIA: Wal-Mart dejará de vender rifles AR-15 y similares

Sin embargo, somos testigos de la respuesta al editorial en la primera plana de The New York Times (NYT) sobre el número de víctimas de la violencia armada y la ausencia de la acción política. Hay quienes han tomado los medios sociales, sus blogs y las ondas hertzianas con todas sus fuerzas.

Pero pocos tienen una respuesta que no se base ni en hablar sobre la NRA o en la idea científicamente desacreditada de que la enfermedad mental es el único problema que necesita atención en este tema. Estas personas están indignadas y en llamas.

Ellos han arremetido contra uno de los mejores diarios de la nación por atreverse a hacer lo que sus fundadores pretendieron. Como Gene Policinski, director de operaciones del Instituto Newseum, dijo, uno de los papeles principales de la prensa libre es informar, para avivar el debate y para alimentar el mercado de ideas. (El instituto es el brazo de la programación y difusión del Newseum, una organización sobre las noticias y la historia de los medios).

Los periódicos han sido y es probable que sigan siendo una de las fuentes más confiables de reporte actual, así como de opinión y análisis razonada y centrada en la veracidad. Las personas pueden recurrir a ellos, dar clic en ellos o darles la espalda. Pero a veces, para hacer evidente que un asunto ha cruzado el ámbito de lo puramente político, los periódicos han, en raras ocasiones, trasladado sus opiniones fuera de la página editorial y los han llevado a la primera plana, dijo Policinski.

NOTICIA: Las 14 vidas sesgadas por la matanza de California

Muchas personas que han vivido la violencia armada, los que han perdido a un ser querido de un disparo o en un tiroteo masivo facilitado por un arma, muy probablemente leyeron el editorial del NYT o lo escucharon y leyeron a través de todos los comentarios y se preguntaron , ¿Cuál es el problema? O, probablemente, ¿Por qué ha tardado tanto la nación en centrar su muy divida atención en este tema? .

Las reformas y debate de políticas son una respuesta a eventos apremiantes, a nuevas investigaciones y a la tragedia en cualquier democracia funcional y sana.

La reforma podría ser difícil o poco probable. El debate puede reunir a los que están a los extremos de la causa. Pero eso no es una razón válida para abandonar los esfuerzos para crear el cambio.

Éste es un país en el que algunos de mis tatarabuelos nacieron esclavos, donde los niños pobres alguna vez trabajaron legalmente siete días a la semana, y las mujeres no podían votar. El cambio de estas cosas fue, durante mucho tiempo, también impensable.

Para hacer esos cambios posibles, alguien tuvo que adelantarse y poner los primeros argumentos de avance a favor de la reforma.