Más de 70 representantes de Estados miembros de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), y funcionarios de este organismo además de directivos civiles, denunciaron que ejércitos y grupos armados acrecentan el desdén por la vida de civiles en las zonas donde se desarrollan los conflictos.

NOTICIA: Sirios mueren de hambre en ciudades tomadas por rebeldes

En una sesión celebrada en el Consejo de Seguridad, los participantes hicieron una llamada de alerta ante la tendencia creciente de atacar a los civiles como parte de las tácticas de combate, así como a las recurrentes agresiones contra hospitales, escuelas e infraestructura.

El debate, organizado por Uruguay, que preside durante enero el Consejo de Seguridad, se basó en un informe del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, quien señaló que la mayoría de los conflictos armados actuales se caracterizan por unos niveles estremecedores de brutalidad .

El informe asentó que este burdo desprecio por la vida y la dignidad humana , incluye muerte y mutilación de civiles en ataques indiscriminados o dirigidos directamente hacia ellos, así como violencia sexual, desapariciones y reclutamiento forzosos.

NOTICIA: UNICEF confirma desnutrición severa en localidad siria de Madaya

Además, apuntó el documento: los ataques directos contra escuelas y hospitales se han convertido en características comunes a muchos conflictos armados .

De acuerdo con los más recientes cálculos de la ONU, 92% de todas las personas muertas o heridas en zonas de conflicto en 2014 por uso de armas explosivas en áreas pobladas eran civiles.

En un encuentro con la prensa posterior a su participación, el vicesecretario general de la ONU, Jan Eliasson, describió las actuales circunstancias de los conflictos armados como un deterioro del respeto por los civiles, del respeto por la vida humana .

Entre los crímenes más escandalosos cometidos en conflictos recientes, recordó Eliasson, destacan los sitios impuestos por el gobierno, extremistas y grupos opositores armados en Siria a poblaciones, a fin de torturar por inanición a la población civil, lo que constituye un crimen de guerra.

NOTICIA: Obama y Putin dialogan sobre soluciones en Siria

Resaltan asimismo los ataques a hospitales en Yemen y Afganistán, y los asaltos contra mujeres y niñas, que son sometidas a torturas y a la esclavitud sexual, por parte de grupos extremistas como Boko Haram y el Estado Islámico (EI).

En ese sentido, Eliasson subrayó que las discusiones del Consejo de Seguridad de la ONU deben tener como centro la protección de los civiles, y urgió a los miembros de este órgano a abordar esa amenaza con determinación y respeto a los derechos humanos.

El vicesecretario general agregó que la comunidad internacional y el Consejo de Seguridad deben condenar los abusos y velar por el respeto a las leyes internacionales, actuar con antelación en los escenarios proclives a conflictos y poner fin a la impunidad.

Por su parte, el coordinador de asuntos políticos de México ante la ONU, Ricardo Alday, expresó durante su participación que es vital impulsar la prevención de conflictos en el mundo, y que este principio debe estar al centro de todos los esfuerzos de mantenimiento de la paz y seguridad mundiales.

Afirmó además que los conflictos siguen derivando en gran medida de la proliferación y posesión de armas de destrucción masiva y de la noción de que los países más poderosos pudieran colocarse de manera selectiva por encima del derecho internacional .

Alday reiteró en ese sentido el llamado de México a la implementación del Tratado sobre el Comercio de Armas a fin de garantizar que las transferencias de armamento estén sujetas al respeto al derecho internacional humanitario y a los derechos humanos de parte del Estado receptor.

rarl