El secretario de Interior estadounidense, Ken Salazar, advirtió ayer que el derrame de crudo en el Golfo de México representa una crisis existencial para British Petroleum (BP) y dijo no poder asegurar que esa corporación petrolera pueda resolver el desastre.

No tengo dudas de que BP está haciendo todo lo posible para intentar resolver el problema, pero si me preguntan si tengo confianza en que saben exactamente lo que están haciendo. No totalmente , añadió.

Les pedimos 75 millones de dólares de indemnización y aceptaron. Les pedimos transparencia para que muestren en su página web un video en directo sobre el vertido y aceptaron , dijo Salazar, quien advirtió que seguirán de cerca todas las acciones de la petrolera.

Si vemos que no están haciendo lo que se supone deben hacer, los vamos a presionar para que lo hagan de manera apropiada , dijo el Secretario del Interior estadounidense.

Entretanto, tres de los más importantes funcionarios del gobierno del presidente Barack Obama viajarán esta semana, comenzando ayer, a la costa del Golfo de México para revisar el enorme derrame petrolero que parece no tener fin y ha comenzado a afectar más claramente el ecosistema del sur de Estados Unidos.

El desastre quedó de manifiesto el sábado, cuando una colonia de pelícanos en una isla frente a la costa de Louisiana se vio cubierta de petróleo.

No sólo las aves estaban manchadas, también sus huevos, como constató un fotógrafo de The Associated Press. Sus nidos se encuentran en manglares que ya han sido alcanzados por el crudo.

El enojo de la gente contra el gobierno y BP se ha intensificado.

La directora de la Agencia Federal de Protección Ambiental, Lisa P. Jackson, se dirigía el domingo a Louisiana, donde planeaba visitar a algunos de los residentes molestos.

Mientras tanto, el secretario del interior, Ken Salazar, y la secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano, encabezarían una delegación del Senado que iría a la región el lunes para volar sobre las zonas afectadas y revisar la respuesta al desastre.

Obama también ha designado a una comisión independiente para revisar lo ocurrido durante el derrame, lo anterior mientras el diario The Washington Post criticó al Presidente, en su editorial de ayer, por verse más preocupado por usar la retórica y salir políticamente librado, que en aprovechar el impulso para combatir la dependencia estadounidense de la energía de fuentes fósiles.

No es un gran desafío

Un funcionario de una firma energética iraní afirmó que controlar el extenso derrame de petróleo en el Golfo de México no es un gran desafío en comparación con lo que Irán se ha enfrentado en el pasado, cuando las plataformas fueron bombardeadas durante una guerra con Irak en la década de 1980.

Mehran Alinejad, jefe de Operaciones Especiales de Perforación de National Iranian Drilling Co., dijo: En comparación (detener el derrame) de la plataforma del Golfo de México no es una hazaña , reiteró la oferta de ayuda de Irán.

De cualquier forma se trata de un desastre ecológico de consecuencias para todos , sostuvo.