Virginia Beach. Dewayne Craddock presentó su renuncia el viernes por la mañana, horas antes de asesinar a 12 personas en el edificio municipal donde trabajaba.

La decisión la “notificó a su cadena de mando esa mañana”, dijo el alcalde de la ciudad, Dave Hansen, en una conferencia de prensa. “Por lo que sé, lo hizo por correo electrónico”, declaró.

Los funcionarios no dieron detalles sobre el contenido del correo electrónico.

Craddock, de 40 años, no había sido despedido y no estaba en peligro de ser despedido, dijo Hansen. Su desempeño era considerado “satisfactorio”.

Estaba “en buena posición en su departamento” y “no había problemas de disciplina en curso”.

El jefe de policía, James A. Cervera, advirtió que las motivaciones de Craddock para cometer los múltiples crímenes continúan bajo investigación y dijo que la policía está investigando su vida profesional y personal. “No tenemos nada evidente”, dijo Cervera.

El viernes, la policía llegó al edificio a los dos minutos de haber recibido una llamada desde el edifico donde ocurrió la masacre, sobre las 4 de la tarde.

Craddock llegó al edificio número 2 e inmediatamente le disparó a un contratista en el estacionamiento. A continuación, mató a una mujer que estaba saliendo de la oficina antes de usar su identificación para ingresar al segundo piso del edificio y comenzar a disparar de manera indiscriminada.

“Llegamos al edificio y nos movimos muy rápido”, dijo a los reporteros, pero “no sabíamos dónde estaba el sospechoso”, comentó James Cervera.

Entre cinco a ocho minutos, después de entrar en el edificio, dijo, los oficiales  encontraron a Craddock en el segundo piso y “se enfrentaron de inmediato con él”.