Ernest Maragall se desempeñó como consejero de Educación durante el gobierno del presidente Pasqual Maragall, su hermano. Recibe a El Economista en su departamento del barrio Sant Gervasi, en Barcelona.

¿En qué momento inicia el malestar de los catalanes?

En el 2010. A partir de la sentencia del Tribunal Constitucional en contra del estatuto. Pero el enojo tiene una base previa, de convicción, de personalidad propia, de catalanismo más genérico.

¿Usted fue independentista cuando estuvo al frente de la consejería de Educación? Y si no lo fue, ¿ahora se ha convertido?

No lo era y puedo decir que no lo soy. Soy partidario de votar y votar por el Sí. La mejor solución es ir hasta las últimas consecuencias.

¿Qué le ha hecho cambiar de opinión?

El estado español, no solo por su comportamiento reciente sino por su modo de ser. Ha usado y abusado de la democracia para sí.

En los últimos años ha crecido el segmento independentista en Cataluña. ¿La base ha convencido a una parte importante de la sociedad?

Los independentistas no han convencido al resto, más bien es producto de una reacción de una parte de la sociedad catalana frente al rechazo de la sentencia constitucional (en 2012).

¿Su hermano (el presidente Pasqual Maragall) fue quien propuso el estatuto?

Mi hermano y mucha gente. Muchos pensamos que el estatuto anterior se estaba degradando.

El 30 de septiembre de 2005 se aprobó en el Parlamento catalán el estatuto frente al rechazo del Partido Popular (PP) y Ciudadanos (C’s). Después, hubo mucha indignación cuando el Tribunal Constitucional lo echó abajo (2010); causó

Alfonso Guerra (vicepresidente de Felipe González y diputado hasta 2015) dijo que lo había cepillado al estatuto.

Ahora debería de estar viendo las consecuencias de su expresión.

Anteriormente, ¿por qué no creció el ánimo independentista? ¿Fue el presidente Jordi Pujol, a través de los equilibrios de poder, quien lo contuvo a través de los más de 20 años (1980-2004) que gobernó?

Gestionó el equilibrio del primer estatuto, por derecho propio y porque la naturaleza del congreso lo hacia propicio; funcionaba con mayorías relativas, pero al paso del tiempo el equilibro fue ineficiente.

El pacto entre Puyol y Aznar durante su primera victoria (en 2006, llamado el Pacto del Majestic, por el nombre del hotel donde fue firmado), fue ridículo. Eso impulsó la mayoría absoluta de Aznar en la legislatura siguiente.

Esto provocó la necesidad de crear un nuevo pacto desde cero. Porque la estrategia del “Pez en la cesta”, estaba agotado.

En el 2004 gana Zapatero un poco contra natura debido a los atentados terroristas.

Nuestra propuesta (del gobierno del Partido de los Socialistas de Cataluña, PSC) del estatuto ya estaba en ebullición, Zapatero, de manera ingenua, la acepta, pero su partido, no.

Mariano Rajoy era presidente del PP cuando recurrió el estatuto al Tribunal Constitucional, ¿lo hace por cálculo político pensando en convertirse en presidente?

Rajoy pidió un referéndum al gobierno socialista en contra del Estatuto diciendo: “Lo pide una parte importante de ciudadanos, ¿cómo se le puede negar?

Se aprobó el estatuto pero ya se había roto el bloque progresista (llamado tripartito, constituido por el PSC, Esquerra Republicana de Cataluña, ERC, e Iniciativa per Catalunya Verds, ICV).

¿Rajoy subestima el proceso independentista?

Él cree que no va a pasar de cierto punto. Sabe que en Cataluña pierde pero gana en España. Menosprecia la posibilidad que cuaje (el proceso independentista) en Cataluña, mientras que pasan del 20% al 50%.

¿Lo hace con calculo?

No lo sé. Él no puede entender, junto a una parte de la clase política española, como al PSOE, lo que está sucediendo.

Estuve hace poco en Lleida, en un evento político, y en una mesa habían representantes de ERC, Partido Demócrata Europeo Catalán, PDeCAT –sustituye a Convergència i Unió, de Pujol), y de la Candidatura de Unidad Popular, CUP. Es evidencia de que, a pesar de la diversidad ideológica entre ellos, se mantienen en un solo bloque como una estrategia compartida. Eso lo niega Rajoy. Hay unidad y diversidad. Cuando se consigue, es muy difícil parar.

¿El PSC perdió fuerza?

Fue cepillado junto al estatuto. Ha pasado de 52 diputados, a 14. Ha dejado de ser el PSC, (ahora es el PSOE, comenta en tono irónico un amigo del entrevistado que se encontraba presente durante la entrevista); aspiraba a ser el gran partido catalanista, con presencia en todo el país. Ha renunciado a ese objetivo.

El ganador ha sido ERC

Sí en términos relativos. Le cuesta ser el gran partido progresista de Cataluña.

Hoy, de haber elecciones, ERC las ganaría.

Hoy es el primer partido, en este momento sí. Es demasiado desigual.

Ellos se han puesto delante de la población. Los hechos le han dado la razón, pero no se debe a su programa. Es el entorno quien los ha beneficiado.

Recuerda que el líder de CiU cerró el acuerdo con el PP para aprobar el estatuto que salió del Constitucional. ERC no lo apoyó.

Desde la época de Aznar, ERC comenzó a crecer, hasta el día de hoy que parece imparable.

ERC tuvo un momento de auge. Encontró en Carod Rovira un liderazgo más potente.

Carod se reunió con miembros de ETA desde la clandestinidad, trabajando para el gobierno catalán.

Fue un clarísimo error, quería salvar al mundo. Fue un error la reunión en si misma. Actuó como presidente de gobierno.

¿Qué espera que suceda durante las próximas horas?

Que gane la democracia, la voluntad pacífica y la serenidad. Sucederá a pesar contra los intentos. El hecho de que en España hayan habido manifestaciones de la extrema derecha, es una muestra del fracaso de Rajoy.

Dice el gobierno de Rajoy que Puigdemont y Junqueras no podrán ser interlocutores?

Al contrario.

¿Se hubiera imaginado hace 10 años lo que sucede ahora?

No.

Hay catalanes que no pensaban votar pero lo hicieron motivados por el enfado con Rajoy.

El estado ha conseguido añadir una razón democrática al referéndum. La presencia de los jóvenes es importante. Lo que ha pasado en las ultimas semanas ha provocado que jóvenes estén participando más.

¿Puigdemont declarará la independencia?

Tendría que haber sido pactado. No es un referéndum limpio. Con violencia, el costo político será muy alto para Rajoy. El costo para ellos hubiera sido menor si no lo hubieran prohibido.