El ministro de Relaciones Exteriores, José Serra, habría recibido 23 millones de reales de la constructora Odebrecht, cuyo fundador enfrenta una pena de casi 20 años de prisión por delitos relacionados con corrupción, en el año 2010 durante su campaña para la Presidencia de Brasil, de acuerdo con un ex ejecutivo de la compañía citado por el diario Folha de S. Paulo.

Según el informe del ex ejecutivo, obtenido como parte de las investigaciones de la Operación Lava Jato, ajustada a la inflación la cantidad que habría recibido Serra equivale a 34.5 millones de reales.

La declaración fue hecha a los fiscales de Lava Jato y de la Fiscalía nacional la semana pasada, en un intento de delación premiada por parte del ex ejecutivo de Odebrecht, la mayor constructora de América Latina y una de las principales firmas privadas involucradas en una compleja red de corrupción alrededor de la estatal Petrobras.

El acuerdo con el delator aún no se ha firmado. Según el periódico, para demostrar los pagos a Serra, Odebrecht presentará estados de cuentas bancarias con depósitos realizados fuera de Brasil que tenían como último destinatario al entonces candidato presidencial.

Información del Tribunal Superior Electoral (TSE) asegura que la constructora donó 2.5 millones de reales durante la carrera presidencial de Serra en el 2010, por lo que la campaña habría recibido, sólo de parte de Odebrecht, 25.4 millones de reales, 23 millones recibidos "por fuera".

Según Folha, un asesor de Serra respondió que la campaña del 2010 se llevó a cabo de acuerdo con la ley electoral y afirmó que las discrepancias en las finanzas son responsabilidad del partido que postuló a Serra, el PSDB.

Hoy, Serra es uno de los principales ministros y aliados de Michel Temer, el presidente sustituto que asumió las riendas de Brasil mientras se desarrolla el juicio político contra la defenestrada Dilma Rousseff.