La corte suprema de Brasil rechazó un recurso del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva para apelar en libertad ante las máximas instancias judiciales una condena a 12 años y un mes de cárcel por corrupción pasiva y lavado de dinero.

El Supremo Tribunal Federal (STF) adoptó esa decisión por una estrecha mayoría de 6 votos a 5 poco después de la medianoche del miércoles, tras más de 10 horas de debates. Según juristas, Lula podría ser arrestado la semana próxima, cuando el tribunal de segunda instancia que lo condenó en enero analice las últimas objeciones de su defensa.

Lula ha perdido una batalla decisiva para salvar su carrera política ante otros seis casos de corrupción, en medio del proceso electoral para renovar la presidencia de Brasil y en el que el izquierdista se encuentra como favorito.

El caso ha dividido marcadamente a Brasil, además de ensombrecer las elecciones presidenciales de este año y agitar rumores dentro del Ejército.

Fue la presidenta del STF, Carmen Lucia, quien poco después de la medianoche deshizo el empate de 5 a 5 y decantó el fallo de manera desfavorable para el expresidente.