El Senado de Estados Unidos confirmó hoy al general retirado James Mattis como secretario de Defensa, el primer miembro del gabinete del nuevo presidente Donald Trump en ser ratificado por la cámara alta.

De 66 años y general del Cuerpo de Infantes de Marina, Mattis goza de buena reputación lo mismo entre legisladores demócratas y republicanos.

El general retirado requería, sin embargo, una dispensa especial para convertirse en secretario de Defensa después de haber pertenecido a las fuerzas armadas.

La promulgación de la dispensa fue una de las primeras acciones oficiales del presidente Trump.

Mattis se retiró de la vida militar el 22 de marzo de 2013, cuando fungía como jefe del Comando Central de Estados Unidos, por lo que requirió de una dispensa especial aprobada por el Congreso.

A diferencia de Donald Trump, Mattis considera a Rusia como un adversario estratégico y apoya a la Organización de Tratado del Atlántico Norte (OTAN). Asimismo, no comparte la aceptación del nuevo gobernante estadunidense del uso de la tortura contra prisioneros de guerra.