La canciller de Alemania, Angela Merkel, inició su cuarto mandato consecutivo para terminar con el estancamiento político de casi seis meses de la mayor potencia de Europa.

Angela Merkel, reelegida con 364 votos a favor, 315 en contra y nueve abstenciones, y su partido Unión Demócrata Cristiana (CDU) y su filial Unión Social Cristiana (CSU) repite coalición con el Partido Socialdemócrata (SPD).

Franco Delle Donne, consultor en comunicación consideró que la canciller alemana tiene diversos retos que enfrentar sobre todo esclarecer el rumbo del país ya que con la renegociación difícil de coalición con el SPD queda clara una continuidad pero no el plan de gobierno.

Merkel cedió al SPD el Ministerio de Finanzas, uno de los de mayor peso, este partido ya había estado al frente del organismo entre el 2005 al 2009 pero no obtuvo un buen resultado.

Entre otros retos esta recuperar la confianza del electorado que llevó al ascenso al partido de ultraderecha Alternativa para Alemania (AfD), partido opositor en el Bundestag (Parlamento alemán).

“Alemania tiene que ponerse al frente para hacer una serie de reformas en la Unión Europea que son necesarias en términos económicos, en el tema de bancaria, el tema impositivo, defensa, y una serie de cosas conectadas de alguna forma al triunfo del gobierno de Trump  en EU y el reordenamiento internacional”, detalló Delle Donne.

Por otro lado, los temas de coyuntura como el de refugiados y su integración social no están solucionados.

Zirahuén Villamar, economista y politólogo mexicano en Alemania, destacó que de acuerdo al contrato de Coalición entre el CDU y el SPD los desafíos se centrarán en las propuestas de reducir los gastos de las familias, lo que significa aumentarán las contribuciones patronales, mayores inversiones para el acceso a vivienda pública, inversión en la digitalización con fibra óptica.

“Alemania tiene desafíos pero tiene una posición de arranque positiva para hacer frente a las decisiones de su coalición”, opinó el también consultor en comunicación.

Alemania, como sociedad motorizada tendrá que hacer políticas públicas para contrarrestar la contaminación e invertir en nuevas tecnologías para que los automóviles no contaminen, así mismo tiene que atender la inversión pública para atender la seguridad social.

“Los alemanes tienen una tasa baja de natalidad y una tasa de mortalidad alta. La gente está viviendo más tiempo y requiere más cuidado y apoyo por más tiempo la sociedad alemana no tiene estructuras físicas ni personal para atender a los adultos mayores, significa inversión pública lo cual es un desafío para Alemania”, explicó Villmar.

A los socialdemócratas se les puede asociar con la idea de que se puede tener un déficit sano con tal de que se hagan inversiones no en gasto corriente sino en inversiones productivas, pero en este acuerdo de coalición prefieren el déficit cero (que tus gastos no sean mayores a tus ingresos).

No hay diferencia en el núcleo de la política fiscal, los empresarios esperaban descarga fiscal que bajara los impuestos.

En el sistema federal existen transferencias de los estados más ricos a los más pobres, Hay un impuesto resultado de la reunificación del país en el que los estados de Alemania del Oeste (República Federal Alemana) destinan dinero a los estados del Este (los que eran de la Alemania Socialista) una de las decisiones en el contrato es reducir este impuesto.

En el contrato de coalición se incluye un apartado sobre la relación con América Latina, en el cual se menciona que Alemania comparte intereses con esta región y uno de ellos es cerrar los acuerdos comerciales con México y Mercosur.

“Uno de los motivos porque no se cierra el acuerdo de México con la UE, tiene que ver con el tema de denominación de origen de productos agrícolas, Alemania es uno de los países que no tiene interés en eso, Alemania no es exportador de productos agrícolas, no defienden la denominación de origen ellos son campeones industriales”, aseveró el economista.

A parte del interés de los temas económicos y de inversión Alemania comparte intereses en los temas de cambio climático, derechos humanos, seguridad y paz internacional.

CAMBIOS DE POLÍTICA

Franco Delle Donne puntualizó que la coalición de gobierno conformada por los mismos partidos que venían gobernando hace cuatro años y que en las elecciones de septiembre del 2017 obtuvieron de los peores resultados en su historia tendrá que iniciar un proceso de renovación para reconstruir la confianza de la gente.

Alternativa para Alemania pasó de ser un partido con 2 millones de votos desde el 2013 a casi 6 millones en el 2017 convirtiéndose en la tercera fuerza electoral del país y ocupar escaños en el Bundestag.

“El que haya ganado AfD un lugar en el Bundestag está relacionado con el pobre desempeño electoral de la gran coalición y también con una capacidad exitosa que tiene la ultraderecha de poder manejar la agenda mediática y la agenda pública de que temas son los importantes”, indicó.

perla.pineda@eleconomista.mx