Londres. El Reino Unido registró el día de ayer 21 de octubre, más de 50,000 nuevos casos de Covid-19 por primera vez desde mediados de julio, confirmando el deterioro de la situación sanitaria que provoca crecientes llamados a reimponer restricciones como el uso de mascarillas en interiores.

La pandemia, desaparecida durante semanas de las noticias y las conversaciones, vuelve a estar de actualidad en el Reino Unido.

El país registra una de las tasas de infección más altas del mundo, igualando los niveles de la ola del pasado invierno, que provocó un confinamiento de cuatro meses.

Las hospitalizaciones y las muertes, inferiores, pero van en aumento.

El número de nuevos casos diarios ascendió el jueves a 52,009 y la cifra de muertos a 115, llevando a 139,146 los fallecidos desde el inicio de la pandemia en un país de 66 millones de habitantes.

El gobierno admitió el miércoles que pronto se podrían alcanzar 100,000 casos diarios, pero se negó a reimponer algunas de las restricciones levantadas en julio y en su lugar insistió en que los jóvenes se vacunen y los mayores de 50 años reciban una tercera dosis de refuerzo.

La Asociación Médica Británica acusó al gobierno de "negligencia deliberada", calificando la situación actual de "insostenible" y pidiendo medidas inmediatas.