Bruselas. Los mandatarios de la Unión Europea (UE) se congregarán el sábado en Roma con motivo del 60º aniversario del proyecto europeo para subrayar su futuro en común sin el Reino Unido, en una cumbre sobre la que planeará el Brexit y las recientes crisis europeas.

No es ningún secreto que el momento histórico al que nos enfrentamos exige una reflexión más profunda y más sólida sobre los retos que afronta la Unión a corto y medio plazos , advertía en su carta de invitación a la cumbre el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk.

Su principal, en puerta. La primera ministra británica, Theresa May, notificará oficialmente el 29 de marzo la decisión del Reino Unido de convertirse en el primer país en abandonar un proyecto europeo nacido de los escombros de la Segunda Guerra Mundial.

En 25 de marzo de 1957 en Roma, los mandatarios de Alemania, Francia, Italia, Holanda, Bélgica y Luxemburgo sentaban las bases de una vida en común a seis en la sala de los Horacios y los Curiacios del Capitolio, para dejar atrás décadas de guerras en el continente.

Después de 60 años de paz, los mandatarios de 27 países europeos volverán a esta sala decorada con frescos del siglo XVI para reafirmar su proyecto común. Pero su homóloga británica certificará con su ausencia la peor crisis del bloque desde su nacimiento.

Por una Europa ciudadana

Más allá de las bonitas palabras , los líderes europeos saben bien que para salvar la UE tiene que aproximarse de los ciudadanos , expuso el presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, en una tribuna en el diario Le Monde. El reto será contrarrestar el discurso de los movimientos ultraderechistas y antieuropeos.