Ankara.- El Ejército turco continuaba la noche del miércoles sus tiros de artillería contra posiciones del Ejército sirio en la frontera común tras la muerte de cinco civiles en un pueblo turco, víctimas de tiros provenientes de territorio sirio, indicó la agencia turca Anatolia.

Los tiros turcos, por parte de una unidad basada en la ciudad de Akcakale, cerca de la frontera, provocaron fuertes explosiones en el lado sirio, según Anatolia.

Según la televisión privada NTV, un tercio de la población de la ciudad fue evacuada por precaución.

Turquía bombardeó este miércoles objetivos sirios como réplica a tiros de obuses desde territorio sirio que dejaron cinco civiles muertos en una localidad fronteriza turca, incidente del que la ONU y los aliados de Ankara culpan a Damasco.

Esta brusca escalada de la tensión entre los dos vecinos empezó la tarde del miércoles cuando varios obuses alcanzaron la localidad de Akóakale, justo enfrente del puesto fronterizo sirio de Tall al Abyad, reciente escenario de combates entre las tropas fieles al presidente sirio Bashar al Asad y los rebeldes del Ejército Sirio Libre.

Unas horas más tarde, tras una reunión con sus más estrechos consejeros, el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, anunció que el Ejército turco había bombardeado como represalia varios "objetivos", que no identificó, situados en territorio sirio.

apr