Damasco.- Los líderes de la protesta en Banias, en el noroeste de Siria, fueron detenidos el domingo por las fuerzas de seguridad, una muestra de la determinación de las autoridades para acallar por la fuerza las protestas sin precedentes contra el presidente Bashar al Asad.

El ejército intervino al mismo tiempo en Banias (noroeste) y en Homs (centro) en donde, según un militante, un niño de 12 años murió por disparos.

La agencia de prensa oficial Sana, citando una fuente militar, indicó por su parte que 16 personas murieron "por disparos de grupos terroristas", de las cuales seis militares.

En Banias las fuerzas de seguridad detuvieron a más de 250 personas entre el sábado y el domingo, de las cuales decenas de mujeres y un niño de 10 años, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Entre ellos figuran el jeque Anas al Ayrut, considerado como el líder del movimiento, y Basam Sahiuni, según la misma fuente.

Las fuerzas de seguridad rodeaban el hospital de Al Jamiyeh y detuvieron a varios médicos, precisó el observatorio.

En esta ciudad de 50.000 habitantes en la costa del Mediterráneo, las comunicaciones telefónicas, la electricidad y el agua potable fueron cortadas, según Rami Abdel Rahman, presidente del Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

"La ciudad está aislada del mundo y en los barrios sur, bastión de los militantes que protestan, hay tiradores emboscados en los tejados", añadió.

"Este domingo fueron desplegados tanques en la cornisa y en los barrios del sur de Banias. Ha habido allanamientos. Algunas personas fueron detenidas en base a una lista", según él.

Los militares, que el viernes entraron con sus tanques al centro de Homs, a 160 km al norte de Damasco, penetraron el sábado en la noche y el domingo al amanecer en varios barrios de los opositores como Bab Sebaa y Baba Amr, según un militante de los derechos humanos.

En dichos barrios pudieron escucharse ráfagas de ametralladoras pesadas. La electricidad y las comunicaciones telefónicas fueron cortadas, según la fuente.

Un niño de 12 años, Qasem Zuheir al Ahmad, resultó muerto de un disparo, indicó el militante sin poder dar más precisiones.

"El ejército y las fuerzas de seguridad continúan persiguiendo a los grupos terroristas (...) en Homs, Banias y en los alrededores de Deraa" (sur), indicó por su parte la agencia oficial Sana.

"Seis militares, entre ellos tres oficiales, perdieron la vida en los enfrentamientos y otros fueron heridos" por disparos de grupos terroristas, indicó un portavoz militar, citado por la agencia, sin precisar las ciudades donde han muerto las víctimas.

Sana aseguró que miembros de grupos armados habían muerto, decenas de otros detenidos y se habían incautado armas.

La agencia también informa de la "muerte de diez ciudadanos sirios el domingo" en la madrugada "por disparos de un grupo terrorista armado".

"Estaban en un minibus cuando cayeron en una emboscada tendida por este grupo armado en Homs. Todas las víctimas son obreros que trabajaban en Líbano y regresaban a Siria", afirmó Sana, que divulgó los nombres de los diez muertos, originarios de Hama (norte) e Idleb (noroeste).

El ejército interviene en Homs y Banias después de sitiar durante diez días la ciudad de Deraa (sur), principal foco de la protesta. En la ciudad, el ejército detuvo a varios miles de personas, según militantes de los derechos humanos.

Según Al Watan, un periódico privado allegado al poder, Bashar al Asad se reunió el sábado con una delegación de jóvenes sirios que "evocaron las prácticas violentas de algunos agentes de seguridad".

"El presidente Asad no desmintió estas prácticas y afirmó que se trataba de comportamientos individuales y que el gobierno trabaja para contener la crisis y alejar la violencia", agrega el diario.

Por otra parte, un veterano de la lucha por los derechos humanos en Siria, Riad Seif, de 64 años, que aquejado de cáncer, fue inculpado el domingo por violar la prohibición de manifestar, según el abogado Jalil Maatuk.

En Damasco, Riad Seif, gran figura de la oposición "fue presentado a la justicia que lo inculpó por el delito de manifestar", declaró el presidente del Centro Sirio de Defensa de los Prisioneros de Conciencia, Jalil Maatuk.

Riad Seif declaró al juez que fue "golpeado en la cabeza por los agentes de seguridad" antes de ser detenido el viernes cerca de una mezquita en el centro de Damasco. Una manifestación contra el régimen reunió a varios cientos de personas el viernes a la salida de esta mezquita.

Seif, de 64 años cumplió una condena de dos años y medio (enero de 2008 a julio de 2010) por haberse pronunciado en favor de la democracia en su país. En 2001, había sido condenado a cinco años de cárcel por querer "cambiar la Constitución de manera ilegal".

apr