Aman. Soldados causaron la muerte de cuatro civiles en el noroeste de Siria, de acuerdo a un activista, mientras fuerzas de seguridad llevaban adelante una ofensiva con tanques que ha llevado a miles de personas a refugiarse en la zona fronteriza con Turquía.

El asalto a Jabal al-Zawya, una región a 35 kilómetros de Turquía en la que se han extendido protestas contra el Gobierno de 11 años de Bashar al-Assad, fue lanzado en la madrugada, un día después de que las autoridades anunciaran que invitarían a disidentes a un debate el 10 de julio para establecer el marco de un diálogo prometido por el presidente.

"Los cuatro (civiles) murieron por tiroteos en la población de Rama donde se usaron ametralladoras y tanques, algo habitual en estos asaltos injustificados. Los tanques empezaron disparando en los bosques alrededor y luego dirigieron sus disparos al pueblo", declaró Ammar Qarabi, presidente de la Organización Nacional de Derechos Humanos Siria.

Los líderes de oposición han rechazado la oferta, alegando que ésta no es creíble porque las matanzas masivas y los arrestos continúan.

Los Comités Locales de Coordinación, un importante grupo de activistas, dijeron el miércoles en una declaración que las fuerzas de seguridad detuvieron a 1,000 personas de forma arbitraria en todo Siria sólo en la última semana.

"Jabal al-Zawya fue una de las primeras regiones de Siria en las que la gente salió a las calles para pedir la caída del régimen. Los ataques militares no los han alcanzado y probablemente habrá más matanzas y más refugiados en Turquía", dijo Qarabi, que procede de la provincia de Idlib.

El activista sostuvo que basaba su información en varios testigos. Siria ha prohibido la entrada a la mayoría de la prensa internacional, lo que dificulta verificar los actos de violencia, arrestos y muertes de forma independiente.

EISS