Cruce de Rafah. Cientos de palestinos se convirtieron este sábado en los primeros en cuatro años en cruzar la frontera hacia Egipto en este punto fronterizo del desierto, esto luego de que el gobierno egipcio liberó las restricciones para los residentes de la Franja de Gaza. 

Algunos de los palestinos describieron la reapertura como un primer paso para recuperar su dignidad. Antes me sentía tan desilusionada. No había humanidad. Hoy me siento humana de nuevo , comentó Hashna El-Reyes, de 45 años, quien de inmediato tomó un vuelo a Londres para visitar a su hijo.

La reapertura de la frontera fue un suceso más bien tranquilo. No hubo multitudes ni ceremonia oficial y los oficiales de aduanas operaron los cruces con rapidez. Para 1.5 millones de palestinos que viven en la Franja de Gaza, esta frontera es el principal punto de contacto con el mundo exterior. El gobierno hizo el anuncio hace unos días.

Desde que el grupo militante Hamas se hizo del control de la Franja de Gaza en el 2007, el cruce fronterizo de Rafah ha permanecido cerrado por largos intervalos. En cuatro años, los únicos palestinos que podían cruzar con permisos especiales eran estudiantes y personas que necesitaban atención médica urgente. En meses recientes, el máximo  permitido de cruces era de 300 personas al día.

Egipto mantuvo un estricto control sobre la frontera desde que Hamas se apoderó de Gaza, cediendo a temores de Israel de que los militantes podrían contrabandear armas a Gaza y de que la actividad de los militantes se extendiera a Egipto.

Desde que el expresidente Hosni Mubarak fue derrocado en febrero tras una revuelta de 18 días, muchos egipcios han dado su apoyo a la causa palestina, lo que motivó al gobierno militar interino de Egipto a reabrir la frontera para evitar nuevos disturbios. 

Muchos de los que llegaron a la frontera el fin de semana iban en sillas de ruedas. Algunos destacaron que la reapertura salvaría vidas de palestinos gravemente enfermos.

Israel afirmó estar preocupado por la reapertura, ya que Hamas la podría utilizar para introducir a Gaza armas de alto poder.