Las personas que han concluido la educación superior tienen mejores oportunidades de trabajo y beneficios económicos, afirmó la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) en un informe publicado hoy en esta capital.

El estudio anual sobre el estado de la educación en sus 34 países miembros más ocho países del G-20 -entre ellos Brasil, Rusia, India y China- el nivel de desempleo e ntre los trabajadores con educación terciaria aumentó de 3.3% en 2008, cuando se inició la crisis, a 4.7% en 2010.

Entre las personas que sólo llegaron a la educación secundaria superior la proporción pasó de 4.9 a 7.6% en el mismo período.

En contraste, aquellos que dejaron la escuela antes de la educación secundaria superior vieron sus índices de desocupación subir de un 8.8 a un 12.5 por ciento.

La demanda por trabajadores con educación superior y alta calificación sigue creciendo pese a la crisis , resaltó en rueda de prensa el consejero especial de la OCDE para Políticas de la Educación, Andreas Schleicher.

El informe también revela que tener una licencia en educación terciaria genera un beneficio económico neto a largo plazo de 160,000 dólares para los hombres y de 110,000 dólares para las mujeres, de acuerdo una media calculada entre 28 países miembros de la organización multilateral.

Un hombre con educación superior puede ganar un salario 67% superior, en media, al de un colega que no tiene más que la educación secundaria, una diferencia que entre las mujeres se sitúa en el 59%, afirma el documento.

Mientras las sociedades sigan necesitando más trabajadores altamente calificados, es probable que los beneficios de tener una calificación avanzada se mantendrán sólidos a corto y a largo plazo , explicó Schleicher.

Para la OCDE, eso explica por qué las inversiones en educación tanto de parte de los gobiernos como de los individuos se incrementaron en al menos 24 países del bloque entre 2008 y 2009, un período en el que el producto interior bruto (PIB) de esos países cayó substancialmente.

Empero, las mayores alzas -de cerca de 60% en gastos por estudiante- se dieron en Brasil y Rusia, dos economías emergentes que resistieron particularmente bien a la crisis.

De manera general, la proporción de adultos con licencia en educación superior ha pasado de 22% en 2000 a 31% en 2010 en los países de la OCDE.

Aún así, la organización advierte que muchos de sus países miembros necesitan hacer más para aumentar el acceso a la educación superior para los jóvenes en circunstancias desfavorables .

La probabilidad de que un joven de una familia con bajo nivel de educación llegue a la educación superior es menor que la mitad de la de un joven cuyo al menos uno de los padres tiene una licencia en educación superior , dijo Schleicher.

RDS