El presidente de Ecuador, Rafael Correa, expresó el sábado que su país no tiene una fecha límite para tomar una decisión sobre el pedido de asilo a Quito del fundador de WikiLeaks, Julian Assange, quien declinó entregarse a la policía británica con miras a su extradición a Suecia.

"Estamos analizando el caso con total responsabilidad y, como lo hemos dicho ya una y mil veces, no tenemos fecha límite para tomar una decisión" sobre la solicitud del australiano, quien está refugiado en la embajada ecuatoriana en Londres desde el 19 de junio, dijo el gobernante.

Durante su informe semanal de labores, Correa añadió que "haremos las consultas que sean necesarias, pero esa decisión será absolutamente soberana y apegada a la tradición humanista, de respeto de los derechos humanos, al debido proceso que siempre ha mantenido el Ecuador".

Assange se refugió en la legación ecuatoriana en Londres para evitar una extradición a Suecia, que lo requiere para interrogarlo por cuatro supuestos delitos de agresión sexual que niega haber cometido y por los que todavía no ha sido acusado formalmente.

El australiano espera respuesta de Quito, que evalúa sus argumentos acerca de que es víctima de una persecución política tras la filtración de cientos de miles de documentos secretos de Estados Unidos, donde según él podría terminar siendo extraditado y condenado a muerte bajo cargos de espionaje.