El Paso, Texas. Patrick Crusius, de 21 años, entró el sábado 3 de agosto en una tienda Walmart de El Paso, cerca de la frontera de Estados Unidos con México, y comenzó a disparar contra gente que se encontraba realizando compras diversas, entre ellas, útiles para el nuevo curso escolar. Todos se enfrentaron a la brutal escena.

Crusius asesinó a 23 personas, entre ellas, 9 de origen mexicano.

El entorno político estadounidense se encontraba bajo los efectos del gobierno del presidente Donald Trump, quien dedicó parte de su campaña electoral a México, en particular, creando un estigma sobre sus ciudadanos, señalándolos como violadores y narcotraficantes.

Lo ocurrido hace dos años fue un crimen de odio. Crusius dejó por escrito los motivos que, según él, lo incentivaron para cometer la masacre: "Estoy en contra de la mezcla racial porque destruye la diversidad genética y crea problemas de identidad”.

Ayer 3 de agosto, el secretario de Relaciones Exteriores Marcelo Ebrard viajó a El Paso, para participar en un homenaje a las víctimas del ataque.

Día a día tenemos que luchar contra el tráfico ilícito de armas (...) nos comprometemos para erradicar el odio”.

Marcelo Ebrard, secretario de Relaciones Exteriores.

Sus palabras se enfocaron a hacer un llamado para luchar contra el odio, origen del ataque realizado por Patrick Crusius. “Tenemos que hacer a un lado el odio (...) Llevamos en el corazón a las 23 personas que perdieron la vida”.

El canciller reconoció la violencia que existe en los dos lados de la frontera. “Día a día tenemos que luchar contra el tráfico ilícito de armas (...) comprometemos para erradicar el odio; que logremos que no haya armas por todos lados”.

Ebrard expresó que dentro de lo que ha visto a lo largo de los años, “hemos vivido sismos, tragedias, pero lo que vi hace dos años, no lo puedo olvidar nunca”.

Dos años atrás, el canciller Ebrard calificó la masacre como un ataque terrorista. Desde ese momento, subrayó la importancia en la agenda bilateral el tema del tráfico de armas.

“Hoy venimos a decir: no vamos a olvidar y vamos a construir algo diferente en una comunidad México-norteamericana, norteamericana-mexicana, que es poderosa, que es vital y que es próspera. Y vamos a salir adelante y vamos a seguir hasta que el odio no conviva con nosotros”, concluyó el canciller durante su participación en la inauguración del Jardín de la Sanación, en memoria de las víctimas.

Biden condena terrorismo

Más temprano, el presidente Joe Biden hizo un llamado  a luchar contra el "terrorismo interno arraigado en la supremacía blanca".

"La amenaza terrorista más letal para nuestra patria en los últimos años es el terrorismo interno, el terrorismo interno arraigado en la supremacía blanca", expresó al recibir en la Casa Blanca a líderes de la comunidad estadounidense de origen latino.

"Vamos a tener que estar unidos contra esta violencia porque se extiende a todas las comunidades", advirtió Biden, prometiendo luchar contra el "extremismo interno" y trabajar para acabar con "el flagelo de la violencia armada en Estados Unidos". (Con información de AFP)

geopolitica@eleconomista.mx