Ciudad de México. México y Alemania condenaron los posicionamientos de apoyar una intervención militar en Venezuela.

Durante su visita de trabajo por México, el ministro de Asuntos Exteriores de Alemania, Heiko Mass, y el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, coincidieron en que se debe llegar a una solución pacífica y democrática.

Ebrard manifestó que escoger la opción de intervención militar sería un grave desastre y un error. “México condena cualquier intento de intervención militar en Venezuela o en cualquier otro país de América Latina. Sería un gran desastre y un gran error si esto ocurre”, manifestó durante una rueda de prensa en la Cancillería mexicana.

El ministro de Asuntos Exteriores de Alemania, Heiko Mass, puntualizó que los conflictos que se resuelven por medios militares no son conflictos resueltos sino aplazados.

“Estamos preocupados por la situación dramática que viven los ciudadanos venezolanos. Ambos países coincidimos en que sólo puede haber una solución pacífica por la vía política, que no haya violencia ni intervención militar. Alemania abre las puertas al diálogo y urge a una solución pronta para acabar con la crisis humanitaria”, dijo.

El ministro alemán agregó que como medida de presión para encontrar el diálogo político, la Unión Europea contempla la posibilidad de imponer sanciones más fuertes.

Ebrard reiteró que la posición de México respecto a Venezuela quedó establecida desde que se propuso el Mecanismo de Montevideo.

“A través del Mecanismo de Montevideo pensamos que sí podemos acercar a ambas partes si desean hacerlo. Lo acontecido en estos días demuestra que es indispensable y urgente el diálogo. Creemos que la mejor estrategia es llegar a un acuerdo”, concluyó.

Los ministros de ambos países recordaron que la decisión de llegar a una resolución pertenece solamente a los venezolanos y no a otro país.