Filipinas.- Comandos estadounidenses y filipinos realizaron el miércoles un asalto simulado para retomar una pequeña isla ubicada en aguas ricas en recursos energéticos disputadas con China, como parte de un ejercicio que involucra a miles de tropas y que Pekín ha dicho que aumentará el riesgo de un conflicto armado.

La acción, que forma parte de los ejercicios militares anuales de Estados Unidos y Filipinas en la isla sudoccidental de Palawan, coincide con otra disputa entre barcos chinos y filipinos cerca del banco de arena de Scarborough, en una parte diferente del Mar de la China Meridional.

China tiene disputas territoriales con Filipinas, Vietnam, Brunéi, Malasia y Taiwán en todo el Mar de la China Meridional, donde cada uno de esos países busca petróleo y gas mientras construyen sus armadas y alianzas militares.

China dijo la semana pasada que los ejercicios aumentarían el riesgo de confrontación. El miércoles, el viceministro chino de Relaciones Exteriores, Cui Tiankai, afirmó que su país estaba comprometido con el diálogo y la diplomacia para resolver la disputa.

"Ciertamente estamos preocupados sobre el tema del Mar de la China Meridional", declaró Cui en una rueda de prensa en Pekín.

Sus comentarios tuvieron lugar antes de conversaciones de alto nivel con el Gobierno del presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

China, que reivindica para sí el Mar de la China Meridional basada en registros históricos, ha tratado de resolver disputas en forma bilateral, pero a sus vecinos les preocupa lo que algunos ven como un creciente interés chino en sus reivindicaciones en la región.

"El lugar (del ejercicio militar) es irrelevante", dijo a la prensa el alférez Bryan Mitchell, portavoz de los infantes de marina de Estados Unidos.

"Estos ejercicios tienen lugar regularmente. Este año se desarrollan en Palawan. La planificación de esto ocurrió hace meses, antes de los eventos que están actualmente en los titulares", añadió.

Obama ha tratado de garantizar a sus aliados regionales que Washington servirá como contrapeso a China en el Mar de la China Meriodional, como parte de su campaña de "apoyo" de la política exterior estadounidense hacia Asia tras las guerras en Irak y Afanistán.

Funcionarios militares de Filipinas trataron de restar importancia al ejercicio conjunto. El teniente general Juancho Sabban, comandante militar de las Filipinas occidentales, dijo que la operación "significa simplemente que queremos trabajar juntos, mejorar nuestras habilidades".

El área de comando de Sabban incluye Reed Bank y las Spratlys, un grupo de 250 islotes mayormente inhabitables que se extienden sobre 427,350 kilómetros cuadrados, al oeste de Palawan, y que son reclamadas completamente por China, Taiwán y Vietnam y en parte por Malasia, Brunéi y Filipinas.

Las reservas estimadas de petróleo probadas y no descubiertas en el Mar de la China Meriodional llegan hasta 213,000 millones de barriles de crudo, dijo la Administración de Información de Energía de Estados Unidos en un informe del 2008.

Eso superaría las reservas de petróleo probadas de todos los países, excepto de Arabia Saudita y Venezuela, según la Revista de Estadísticas de BP.

Casi 7,000 soldados estadounidenses y filipinos participan en los ejercicios de dos semanas que se desarrollan en el mar y en diferentes partes de la isla de Luzón, la más importante de Filipinas.

RDS