Autoridades estadounidenses y cubanas conversaron sobre cómo responder al enorme derrame de petróleo que se cree descarga unos 5,000 barriles de crudo diarios en el Golfo de México.

Puedo confirmar que están (las conversaciones) en curso , dijo a reporteros en Washington el portavoz, Gordon Duguid, del Departamento de Estado.

Es importante para nosotros informar a todos nuestros vecinos, no sólo la isla, sino todos los países que podrían verse afectados por el desastre , agregó.

Horas antes otro funcionario comentó a AP sobre las charlas, pero prefirió el anonimato debido a que no estaba autorizado a realizar declaraciones públicas. Ninguno de ellos indicó dónde se produjeron las conversaciones o detalles de las mismas.

Duguid informó que la sección de los intereses de los Estados Unidos en La Habana, también entregó el miércoles una nota diplomática en la cual, informa al gobierno cubano sobre el derramamiento y lo que se sabe sobre su movimiento proyectado.

Científicos y expertos estadounidenses expresaron esta semana su preocupación de que las fuertes corrientes marinas pudieran llevar la mancha lejos del sitio del derrame, amenazando a los Cayos de la Florida y posiblemente las playas blancas de la costa norte de Cuba.

Ningún funcionario isleño comentó sobre las conversaciones con autoridades estadounidenses.

El experto del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente de Cuba, Orlando Rey, deses­timó a principios de mayo, que el petróleo derramado en el Golfo de México afecte a la isla.

Comentó en una presentación en el noticiero de la televisión estatal cubana, que en ese momento las manchas de petróleo se encontraban a una distancia bastante grande del territorio nacional y los vientos las van llevando en otra dirección , pero dijo, se continuaría monitoreando la situación.

Aunque en cierta medida ha sido controlado el derrame de crudo del Golfo de México, los científicos temen que una corriente traslade las enormes columnas de combustible hasta los Cayos de la Florida y más allá.