Estados Unidos dijo el jueves que suspendió una cantidad no revelada de asistencia de seguridad a Pakistán, que según dos funcionarios supera los 255 millones de dólares, hasta que Islamabad tome medidas contra los talibanes afganos y la red Haqqani.

El Departamento de Estado anunció la decisión y dijo que refleja la frustración del Gobierno del presidente Donald Trump de que Islamabad no haya hecho más contra los dos grupos, que usan santuarios en suelo paquistaní para lanzar ataques en el vecino Afganistán que han causado la muerte de soldados estadounidenses, afganos y de otros países.

El Departamento declinó decir exactamente cuánta ayuda se suspendería, y dijo que las cifras aún se están calculando e incluyen fondos de los departamentos de Defensa y Estado.

Funcionarios estadounidenses dijeron que la decisión afecta dos categorías principales de ayuda: financiamiento militar extranjero (FMF, por su sigla en inglés), que apoya compras de equipos militares, capacitación y servicios militares, y fondos de apoyo de la coalición (CSF, por su sigla en inglés), que reembolsan a Pakistán por operaciones antiterroristas.

Dijeron que pueden hacerse excepciones respecto a fondos que cubran prioridades críticas de seguridad nacional de Estados Unidos. Un revisión a las cifras del presupuesto estadounidense sugiere que las cantidades congeladas podrían superar los 1,000 millones de dólares.

Washington otorga a Pakistán 255 millones de dólares al año en FMF, bajo la autoridad del Departamento de Estado. Para el año fiscal 2017, que finalizó el 30 de septiembre del 2017, autorizó la entrega de hasta 900 millones de dólares en CSF, que están bajo la autoridad del Pentágono.

Los funcionarios estadounidenses dijeron a la prensa que la suspensión no afecta la ayuda civil a Pakistán y que el dinero podría ser entregado si Islamabad toma medidas decisivas contra los grupos.

"Nuestra esperanza es que vean esto como una señal de la frustración de este Gobierno con la trayectoria de nuestra relación y que deben tomar las medidas que hemos pedido para ponerla en una base más sólida", dijo un funcionario del Departamento de Estado a la prensa. "Esperamos que Pakistán vea esto como un incentivo, no como un castigo", agregó.

abr