Washington. Estados Unidos superó el día de ayer 22 de septiembre, las 200,000 muertes por Covid-19, un nuevo hito sombrío a seis semanas de que el país decida si renueva el mandato del presidente Donald Trump, muy criticado por su manejo de la pandemia.

Según la Universidad Johns Hopkins, que lleva el recuento de referencia, 200,005 estadounidenses han muerto, más del doble de la cifra de muertos de la India, el segundo país con más casos en el mundo, y 6.86 millones han sido confirmados como infectados por el nuevo coronavirus.

Con 4% de la población mundial, Estados Unidos representa el 20% de sus muertes registradas por Covid-19 desde la aparición del virus en China a fines del año pasado.

El país ha tenido el número oficial de fallecidos más alto del mundo durante meses, por delante de Brasil e India, con 137,272 y 88,935 muertes, respectivamente.

A principios de este mes, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, defendió su manejo de la crisis, pero admitió que minimizó el peligro del coronavirus desde el principio porque no quería “crear pánico”.

Tom Frieden, exdirector de los Centros para la Prevención y el Control de Enfermedades (CDC), consideró que la pandemia de Covid-19 “será la tercera causa principal de muerte este año en Estados Unidos, más que los accidentes, los derrames cerebrales o el Alzheimer”.

“Subestimamos este virus a nuestro riesgo y al de aquellos a quienes afectan nuestras decisiones”, tuiteó.

De acuerdo con fuentes oficiales, en los últimos siete días, alrededor de 5.300 personas han muerto de coronavirus en Estados Unidos.

Al menos 6,000 pacientes están hospitalizados en una unidad de cuidados intensivos y 1,500 necesitan ventiladores artificiales, según el Covid Tracking Project.

Promesas de campaña

Trump, rezagado en las encuestas para los comicios del 3 de noviembre frente al demócrata Joe Biden, insiste en que su gestión de la pandemia es exitosa y apuesta por la aprobación de una vacuna a finales de octubre.

“Lanzamos la movilización más agresiva desde la Segunda Guerra Mundial”, dijo el martes ante la Asamblea General de las Naciones Unidas.

“Distribuiremos una vacuna, derrotaremos al virus, pondremos fin a la pandemia y entraremos en una nueva era de prosperidad, cooperación y paz sin precedentes”, prometió.

Antes del segundo trimestre de 2021, cuando en teoría se habrán fabricado dosis suficientes para inmunizar a 330 millones de estadounidenses, aún podrían morir varias decenas o cientos de miles de estadounidenses.