Washington.- Estados Unidos señaló como las peores violaciones a los derechos humanos en 2013 al uso de armas químicas en Siria, las desapariciones y arrestos ilegales en Corea del Norte y la criminalización en 80 países de la comunidad LGBT.

Los lugares donde enfrentamos algunos de los mayores retos de seguridad nacional hoy son también los lugares donde el gobierno niega derechos humanos básicos a sus pueblos , afirmó el secretario de Estado, John Kerry, al presentar el Reporte sobre Derechos humanos 2013.

Indicó que no es coincidencia que los mayores abusos a los derechos humanos se den en una era donde la gente tiene y quiere acceso a mayor información para poder actuar.

El reporte destaca el uso de armas químicas en Siria que mató a miles de personas en un solo día, así como las desapariciones rampantes , detenciones y tortura en Corea del Norte que califica como las atrocidades más indignantes ocurridas en 2013.

Asimismo subraya las leyes y prácticas discriminatorias que enfrentan las comunidades Lesbiana, Gay, Bisexual y Transexual (LGBT) en Nigeria, Rusia e Irán de entre los 80 países en donde se ataca su dignidad humana básica y se socava su seguridad .

Kerry resaltó la ley que hace ilegal la homosexualidad en Uganda puesta en vigor esta semana, que no sólo criminaliza a las personas por quienes son, sino castiga a aquellos que defienden los derechos humanos que son nuestro derecho universal de nacimiento , remarcó.

Por su parte, Urza Zeya, secretaria de Estado en funciones para Derechos Humanos y Democracia, apuntó que las legislaciones que criminalizan la conducta LGBT aun cuando no se apliquen, su mera existencia manda el mensaje a la población que es permisible discriminar en vivienda, empleo, educación o golpear, torturar y matar.

El informe subraya que en Venezuela la tendencia del gobierno de reprimir a la disidencia a través del uso de la fuerza, así como de la restricción de la información en radio, televisión e Internet ha persistido en los dos meses del 2014.

Asimismo resalta el juicio políticamente motivado de manifestantes de Bolotnaya en Rusia, donde fueron sentenciados a dos y cuatro años de cárcel.

El reporte indica que el año pasado en Bangladesh se revelaron la consecuencias humanas de las condiciones de explotación en el trabajo, luego del derrumbe de una edificio de ocho pisos en el que murieron 1,100 trabajadores de la industria del vestido y otros 2,500 resultaron heridos.