Naciones Unidas. Estados Unidos dijo en la ONU que “responderá” al supuesto ataque químico de este fin de semana en Siria, mientras que Rusia advirtió a Estados Unidos de “graves repercusiones” si opta por una acción militar contra el régimen de Damasco.

Reunido de urgencia para analizar lo sucedido en la ciudad de Duma, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas fue escenario de un nuevo cruce de acusaciones y amenazas entre las dos potencias.

La embajadora estadounidense, Nikki Haley, defendió que el Consejo debe actuar ante el supuesto uso de armas químicas, del que responsabilizó al régimen de Bashar al Asad, pero dejó claro que su país está dispuesto a hacerlo por su cuenta si eso no ocurre.

“La historia registrará éste como el momento en el que el Consejo de Seguridad cumplió con su deber o demostró su fracaso total y completo para proteger a los sirios. De cualquier manera, Estados Unidos responderá”, dijo Haley.

La diplomática acusó una vez más a Rusia de usar su derecho de veto en el Consejo para proteger a sus aliados de Damasco y lamentó que ese “obstruccionismo” ruso mantenga “rehén” al máximo órgano de decisión de Naciones Unidas.

Minutos antes, el embajador ruso, Vasili Nebenzia, avisó a EU de “graves repercusiones” si lanza un ataque contra fuerzas sirias y había expresado su preocupación por el bombardeo registrado contra otra instalación siria, del que Moscú acusa a Israel.