El gobierno del presidente Donald Trump anunció la imposición de sanciones a 19 ciudadanos rusos por su presunta interferencia en las elecciones de 2016, entre ellos 13 acusados por el fiscal especial Robert Mueller.

Las sanciones son también el primer uso de los nuevos poderes que el Congreso aprobó el año pasado para castigar a Moscú por inmiscuirse en las elecciones norteamericanas que ganó Trump. Los rusos sancionados incluyen a funcionarios que trabajan para la agencia de la inteligencia militar rusa, GRU.

El Departamento del Tesoro dijo que la GRU y los militares rusos intervinieron en las elecciones estadounidenses y que fueron "directamente responsables" del ciberataque NotPetya, que afectó a empresas de toda Europa en junio de 2017.

Los incluidos en la acusación de Mueller incluyen a Yevgeny Prigozhin, quien es conocido como el chef del presidente ruso Vladimir Putin. El gobierno de Trump también se está enfocando en la Agencia de Investigación de Internet, que según Mueller orquestó gran parte de la manipulación cibernética en las elecciones presidenciales.

erp